Saltar al contenido

Quirós destacó que la curva de infecciones de coronavirus en la ciudad sigue disminuyendo

En este contexto, el Ministro de Salud de Buenos Aires subrayó la importancia de mantener la atención sanitaria y el distanciamiento social para evitar un recrudecimiento como el de Europa.

Quirós destacó que la curva de infecciones de coronavirus en la ciudad sigue disminuyendo

Quirós destacó que la curva de infecciones de coronavirus en la ciudad sigue disminuyendo

El Ministro de Salud de Buenos Aires, Fernán Quirós, declaró que la curva de infección en la ciudad de Buenos Aires sigue disminuyendo y reiteró la importancia de mantener los suministros para evitar un brote como el de Europa, «especialmente ahora que estamos entrando en la temporada de verano».

«La experiencia europea debe ser una experiencia de aprendizaje, e insistimos en que las curvas epidemiológicas son descendentes por dos razones: porque los gobiernos están intensificando la estrategia de rastreo y pruebas, pero también porque la gente está aprendiendo a adoptar hábitos que le permitan volver a sus actividades normales, pero con cautela», dijo Quirós.

«Hay un tercer componente que tiene que ver con una cierta dinámica social, siempre hay grupos que se infectan con mayor facilidad, los más vulnerables, los trabajadores esenciales, los que viven en superpoblación o están confinados a otros grupos, son lugares donde el virus circula rápidamente», dijo el funcionario.

Comentando sobre los acontecimientos en países como España, Italia, el Reino Unido y Francia, Quirós dijo que «a lo largo del verano han perdido algunos de los tres componentes que los empujaron hacia abajo de la curva hace unos meses.

«Las políticas públicas se habían vuelto menos intensas, los ciudadanos tenían un falso sentido de cómo resolver el problema, y el cambio en la dinámica social, con las fiestas y reuniones sociales, permitió que el virus encontrara formas de propagarse», dijo.

En este punto, el jefe del Departamento de Salud de Buenos Aires repitió la importancia de «evitar la supercontagiosidad» al referirse a los grupos «que realizan reuniones de varias o muchas personas en salas cerradas con bajo volumen de aire y baja ventilación, y debemos trabajar en ello, porque este era el problema en Europa».

Esperanza con la vacuna

En cuanto a la llegada de las posibles vacunas en estudio, señaló que «hay 3 o 4 grupos que se han comprometido a publicar los resultados de la fase 3 ahora en noviembre, y debemos tener en cuenta que el volumen de producción podría llegar a nuestro país en los primeros meses del próximo año, para que todos los grupos de riesgo puedan ser vacunados en marzo o abril».

«Debemos tener en cuenta que la resurrección no se evitará con la vacunación de los grupos de riesgo, sino que evitará el daño y la mortalidad de los que están en mayor riesgo. Si no se completa la vacunación, la infección continuará ocurriendo en las personas con menor riesgo. Por lo tanto, es importante desactivar la situación, seguir centrándose en la atención y evitar la supercontagiosidad en habitaciones cerradas sin barbijos.

En cuanto al porcentaje de positividad de los casos, dijo que «es muy importante entender que esto tiene que ver con dos variables: en qué punto de la curva epidémica se encuentra una región, porque si está al final de la curva, al principio o al final, los casos vuelven allí, o si está en el pico, donde es más complicado».

«La otra es la estrategia de búsqueda, seguimiento y pruebas, especialmente para personas asintomáticas, buscando contactos cercanos, llegando a más y más personas y con la evolución de la curva hacia abajo, esta es la manera de lograr menos positividad», explicó.