Saltar al contenido

Regresó a su casa en Cariló después de varios meses y la encontró usurpada y pintada de un color diferente

La víctima denunció que hay 11 personas ocupando la propiedad, que llevaron a cabo tareas de remodelación e incluso cambiaron la fachada de la casa.

Regresó a su casa en Cariló después de varios meses y la encontró usurpada y pintada de un color diferente

Regresó a su casa en Cariló después de varios meses y la encontró usurpada y pintada de un color diferente

Una mujer de 46 años de edad denunció que el pasado mes de enero usurpó una coqueta granja biplana con piscina en Cariló, propiedad de una empresa de la que es presidenta, y expresó su malestar por el hecho de que el fiscal presentara el caso en menos de dos meses.

Viviana Villena vive en el pueblo de Bella Vista, en el distrito de San Miguel Al notar el 5 de enero que dos cuidadores habían tomado posesión de la propiedad en el 565 de la calle Leñatero, presentó una denuncia ante la UFI Nº 5 del Fiscal Eduardo Elizarraga.

Villena habló con la prensa y dijo que los intrusos, que eran de Mar del Plata, habían presentado un contrato de arrendamiento falso y que había un auto de alto valor en la propiedad que resultó ser un auto clonado o gemelo.

Pero la tensión está aumentando. Viviana dijo que pudo volver a la propiedad, y ahora en lugar de dos, hay 11 usurpadores que incluso han hecho algunas reconstrucciones y pinturas e incluso han cambiado la fachada de la casa.

«El mismo 5 de enero de 2020 presenté una denuncia penal por apropiación indebida, y se quedó allí. Nos dijeron que tardaría un tiempo, no podíamos entrar, y dos meses después nos enteramos de que el fiscal había presentado el caso. Desechó la denuncia», dijo Villena en una conversación con A24.

La pandemia llegó y la situación se paralizó hasta que las autoridades permitieron a los propietarios no residentes entrar en la costa atlántica ese domingo y Viviana viajó con un permiso especial a Cariló, donde esta tierra se encuentra a nombre de una empresa (S.A.) de la que es «accionista y presidenta».

La sorpresa que recibió fue mayor: «Había 10 personas en la piscina». Los dos cuidadores que vieron en enero ya no estaban, pero ahora había otros y se tomaron la libertad de «remodelar la casa». Pintaron y «cambiaron toda la fachada», explicó Viviana.

«Esta gente dice que son los que cuidan la casa, los que la limpian, tienen un pequeño alquiler que dice que lo hacen con mi empresa con un tal López como apoderado, que no existe, y detalla que es por 2 años y por 13 mil pesos», dijo.

Finalmente, reveló que la gente que ahora vive en la casa tenía una furgoneta aparcada en la puerta, que sería un coche gemelo. «Conseguimos que la policía se hiciera cargo del vehículo ayer, pero aquí es donde tenemos que investigar. Estamos hablando de dos crímenes», concluyó Villena.

El intendente pidió la destitución del fiscal

Martín Yeza, líder comunitario de Pinamar, fue implicado en el caso y pidió la destitución de Elizarraga por «su inacción» ante las usurpaciones, afirmando que «los vecinos no merecen estos funcionarios».

«Presenté una denuncia y una moción de desestimación ante el Consejo de la Magistratura contra el acusador de usurpaciones e insultos, el Dr. Elizarraga. No tengo nada que decir sobre él, pero sí sobre su función. La fiscalía nació para luchar contra las usurpaciones y no fue así.

Este martes, Yeza insistió en Twitter: «En enero y con una entrada para comprar, algunas personas usurparon la casa de una familia en Cariló. Los dueños originales llegaron y con total asombro encontraron algunos criminales en su casa. Presentaron una denuncia y el fiscal cerró el caso y les pidió que iniciaran un proceso civil.

«Y ahora añado aún más: No sólo han usurpado la casa, lo cual es un crimen. Entre sus posesiones tienen vehículos con grabados tachados en el vidrio y con patentes dobles: Criminales al cuadrado», profundizó Yeza.

«Vamos a prolongar el juicio, ya hemos solicitado la suspensión del fiscal de Elizarraga, pero insistiremos. Los vecinos y los ciudadanos de la República Argentina no merecen estos funcionarios», concluyó.