Saltar al contenido

Un abuelo ermitaño que vivió en la Patagonia murió de coronavirus: nadie sabe cómo lo contrajo.

Coronavirus en Argentina No se sabe cómo Don Pedro Troncoso, de 96 años, consiguió el Covid-19 en el Paraje Yahuincolo, Neuquén, al que se llega por un camino de grava y cruzando dos arroyos.

Un abuelo ermitaño que vivió en la Patagonia murió de coronavirus: nadie sabe cómo lo contrajo.

Un abuelo ermitaño que vivió en la Patagonia murió de coronavirus: nadie sabe cómo lo contrajo.

Tenía 96 años, vivía con sus hijos, nietos y animales en el Paraje Yahuincolo, un pueblo del interior de Neuquén que ni siquiera aparece en Google Maps y donde viven tres familias. Pedro Troncoso era un sacerdote que llevaba una vida tranquila, pero los médicos no entienden cómo se convirtió en víctima del coronavirus, y podría haberse infectado si nunca hubiera estado en contacto con otras personas.

El doctor Diego Riquelme tuvo que viajar 70 kilómetros desde la ciudad de Las Coloradas (en el suroeste de la provincia) por un camino de grava muy malo y cruzar dos arroyos para atenderlo. Cuando llegó, descubrió que las casas estaban hechas de ladrillos de barro y techos de hojalata y no tenían ni señal de teléfono móvil ni conexión a Internet.

Fue el hijo quien hizo una llamada urgente desde una colina para recoger la señal y pedirles que revisaran a su padre, que estaba agitado y no podía respirar. El diagnóstico fue de coronavirus.

«Me sorprendió porque es un virus que fue concebido al otro lado del mundo y aterrizó aquí en medio de la nada. El viaje fue tremendo. Vio el resultado de la prueba y no podía creerlo», dijo el doctor en una conversación con este diario.

«Me sorprendió porque este es un virus que fue concebido al otro lado del mundo y aterrizó aquí, en medio de la nada. El viaje fue inmenso».

Y añadió: «Fue muy triste tener que sacarlo de su casa y ponerlo en una ambulancia mientras sus nietos lloraban. En el fondo, toda la familia sabía que terminaría mal porque tenía presión arterial alta, era diabético y sufría de EPOC.

El hombre fue llevado al Hospital Ramón Carrillo en San Martín de los Andes, pero murió el 21 de octubre, tres semanas después de haber sido infectado por el virus.

«Siempre estaba despierto. Dijo que extrañaba a sus animales y preguntó cuándo volvería a alimentarlos. Y mantuvo su boina puesta hasta el último día. Fue un paciente muy amable», dijo Riquelme, quien, junto con sus colegas, todavía se pregunta cómo el virus pudo haber entrado en la casa de este hombre en un lugar tan remoto.