Saltar al contenido

Una pareja donó más de 10 veces plasma y ayudó a 30 personas infectadas a recuperarse del Covid-19.

Coronavirus en Argentina. Después de obtener el alta, Anabel y Guillermo colaboraron para que el estado de salud de decenas de tucumanos mejorara considerablemente. "Es bueno saber que fuimos capaces de ayudar a los demás", dijo la mujer en sus redes sociales.

Una pareja donó más de 10 veces plasma y ayudó a 30 personas infectadas a recuperarse del Covid-19.

Una pareja donó más de 10 veces plasma y ayudó a 30 personas infectadas a recuperarse del Covid-19.

La historia de una pareja del pueblo de Monteros, Tucumán, se convirtió en viral porque donaron plasma unas 10 veces para ayudar a otros pacientes con coronavirus. Este lunes la esposa hizo su tercera extracción, mientras que su marido, que fue el primero en infectarse con el virus y ahora también se está recuperando, ya lo ha hecho 8 veces.

Anabel Barrera se dedica ahora a animar a otras personas que han logrado superar la enfermedad a que se unan para ayudar a otros a mejorar su salud: «Si eres un paciente curado y cumples los requisitos, ven al Hospital Nestor Kirchner, está a sólo un minuto de distancia y puedes ayudar mucho», dijo la joven en una publicación que hizo desde su cuenta de Facebook para difundir la importancia del acto de solidaridad.

Después de su liberación, la pareja aceptó inmediatamente ser donante. Cuando los llamaron del departamento de salud, se enteraron allí de que el acto de solidaridad no era la regla, pero que era muy difícil que los convalecientes aceptaran la recolección de plasma porque no sabían de qué se trataba.

Según la página web de El Contexto, la pareja ha realizado esta práctica 10 veces desde julio. Cada extracción de plasma nos permite ayudar a 3 personas, así que sólo Anabel y Guillermo trabajaron juntos para mejorar significativamente la salud de 30 personas en Tucumán.

«Muchas personas en Tucumán que se han recuperado y desarrollado anticuerpos no quieren donar».

«Muchas personas en Tucumán que se han recuperado y desarrollado anticuerpos no quieren donar. Es una cuestión de ignorancia, porque creen que pueden volver a infectarse a través de donaciones, o algunos dijeron que quieren «salvar» si un miembro de la familia se infecta, y este no es el caso, porque no dura para siempre. Así que si tienes la oportunidad de donar, tienes que hacerlo, y no es que hacer una donación baje tu sistema inmunológico y te vuelvas a infectar por haber donado», reflexiona Guillermo, que ha consultado a profesionales que se ocupan del tema. La pareja está agradecida de poder ayudar a los demás; saben a quién va su sangre y cómo va el proceso de recuperación. «La donación salva tres vidas, y no es ultrainvasiva porque la aguja usada es más pequeña que la usada para las donaciones de sangre normales. Es bueno saber que hemos sido capaces de ayudar a otros», concluyó Anabel.