Saltar al contenido

España entra en recesión después de reportar una caída del 18,5% del PIB en el segundo trimestre

El Producto Interno Bruto (PIB) se redujo al 22,1% interanual en medio de la pandemia de Covid-19, según el Instituto Nacional de Estadística.

España entra en recesión después de reportar una caída del 18,5% del PIB en el segundo trimestre

España entra en recesión después de reportar una caída del 18,5% del PIB en el segundo trimestre

El descenso registrado entre abril y junio es 13,3 puntos superior al de los tres primeros meses del año, cuando se contrajo un 5,2%. España entró así oficialmente en recesión, añadiendo dos trimestres consecutivos en territorio negativo.

La Secretaria de Estado de Economía y Fomento Empresarial, Ana de la Cueva, dijo que este descenso histórico del PIB estaba «en línea» con las previsiones del gobierno y que los últimos datos mostraban una «recuperación» económica. El funcionario también insistió en que ahora era «esencial» contener el resurgimiento.

De la Cueva explicó que los datos corresponden a «los momentos más duros de la cuarentena» y que a partir de mayo «podemos ver cómo se está iniciando gradualmente la recuperación de la actividad», con indicadores mensuales o diarios que «muestran cómo se está produciendo una reactivación».

Las razones del colapso

El colapso económico fue desencadenado por una caída sin precedentes en el consumo de los hogares (-21,2%) y la inversión (-21,9%), mientras que el país se limitó a sus hogares para frenar el ascenso de Covid-19.

En general, la demanda interna se contrajo un 16,6% en el segundo trimestre. En lo que respecta al sector exterior, cabe destacar la caída de las exportaciones (-33,5%) y las importaciones (-28,8%).

Por el lado de la oferta, el sector más afectado en estos meses fue la construcción, cuya actividad cayó al 24,1%. El sector de los servicios (-19,1%) y la industria (-18,5%) también sufrieron descensos significativos. El único sector que escapó a las disminuciones fue la agricultura, que creció un 4,4%.

Más de 3,3 millones de empleos menos en un año

El INE ha señalado que la situación provocada por el coronavirus hace que ciertas variables, como las horas realmente trabajadas, sean más relevantes en la actualidad a la hora de medir las tendencias del empleo. «Se supone que esta variable, a diferencia de los empleos equivalentes a tiempo completo, es la que refleja más claramente el impacto de la pandemia en el empleo y las sucesivas medidas adoptadas para combatir los efectos de la misma», subrayó.

El empleo en la economía, expresado en horas trabajadas, cayó un 21,4% en el segundo trimestre en comparación con el trimestre anterior. Esta tasa es inferior a la de los empleos equivalentes a tiempo completo (-17,7%, es decir, 15,8 puntos menos que en el primer trimestre), debido a la reducción de la jornada media de trabajo a tiempo completo (-4,5%).

Las horas de trabajo interanuales cayeron un 24,8%, una tasa 20,6 puntos inferior a la del primer trimestre. Por otro lado, los empleos equivalentes a tiempo completo cayeron un 18,5%, 17,9 puntos menos que en el primer trimestre, lo que significa que en un año se perdieron casi 3,4 millones de empleos equivalentes a tiempo completo.

El deflactor implícito del PIB aumentó un 1,3% en comparación con el mismo trimestre de 2019, tres décimas menos que en el trimestre anterior, mientras que la remuneración de los empleados disminuyó un 13,1% interanual, tras una caída del 16,4% en el número de empleados. El superávit de explotación se redujo en un 26% en el segundo trimestre, la mayor disminución de la serie histórica.

El PIB de

a precios corrientes cayó un 21,1% interanual hasta los 244.877 millones de euros, volviendo al nivel de hace 14 años. Concretamente, no había sido tan bajo desde el segundo trimestre de 2006.

España lidera los descensos en la UE

España fue el país de la UE que registró el mayor descenso entre los diez países analizados, con una caída del PIB del 18,5% en el segundo trimestre del año en comparación con el primero, según datos de la Oficina Europea de Estadística Eurostat.

El descenso en España fue seguido por Portugal (-14,1%), Francia (-13,8%) e Italia (-12,4%). De los diez países europeos analizados por Eurostat, Lituania (-5,1%) fue el que menos cayó.

El declive histórico de la economía española es superior a la media europea (-11,9%) y a la de la zona del euro (-12,1%), lo que supone también un declive sin precedentes en la serie considerada por Eurostat y que se inició en 1995.

Al analizar la variación interanual del segundo trimestre, España también registró la mayor caída con un 22,1%. Francia (-19%) e Italia (-17,3%) le siguieron. Lituania, por otra parte, fue la menos afectada (-3,7%).

En este caso, la economía europea en su conjunto registró una caída del 14,4% del PIB y la economía de la zona euro cayó un -15%.