Saltar al contenido

Trump exige «la ley y el orden» después de otra muerte en la marcha contra la violencia policial

Ya son 94 días de marchas en la ciudad de Oregón contra la violencia policial: en la de ayer, los manifestantes se enfrentaron a los partidarios de Trump y en la escalada de los disturbios, una persona murió de un disparo.

Trump exige

Trump exige "la ley y el orden" después de otra muerte en la marcha contra la violencia policial

Otra muerte a manos de la policía de EE.UU. este fin de semana llorada en la ciudad de Portland, Oregon, durante una marcha ciudadana contra la brutalidad policial y por el lema «Las vidas negras importan», pero llevó a un enfrentamiento con los partidarios del presidente Donald Trump que se oponían a ellos.

La policía abrió una investigación y sólo salió una información: la víctima recibió un disparo en el pecho a las 8:46 pm de ayer en la intersección de una avenida popular.

Una hora antes, la policía había advertido a los residentes que se mantuvieran alejados del centro de la ciudad cuando una caravana de 600 vehículos de los partidarios de Trump llegó durante la marcha. Señalaron «violencia entre manifestantes y contramanifestantes» y arrestaron a 10 personas.

Esta no es la primera marcha, pero ya son 94 noches de diversas protestas contra la violencia policial, comenzando con el detonante que fue la muerte de George Floyd el 25 de mayo -quien se asfixió después de ser vencido por un policía- y escalando hasta convertirse en un movimiento ciudadano en todo el país, que incluso cuenta con el apoyo de manifestantes en el extranjero, que se conectan a través de redes sociales y también salen a las calles.

En cualquier caso, el Presidente Donald Trump salió hoy repitiendo mensajes de terceros, como uno salpicado de insultos contra el intendente de Portland, Ted Wheeler, en el que Trump comentó, «Yo moderaría el lenguaje, pero es VERDADERO.

Trump también elogió a los cientos de sus seguidores que llegaron a la ciudad el sábado en un convoy de coches y camiones como «grandes patriotas». Y después de repetir otros mensajes acusando al intendente de «crímenes de guerra» y de tener «sangre en sus manos», terminó con la llamada «¡Ley y Orden!