Saltar al contenido

Trump ratifica el apoyo a la policía con un millón de dólares a pesar de la ola de protestas

Sucedió de nuevo en los Estados Unidos: un policía disparó a un ciudadano que no ofreció resistencia, la gente salió a las calles a protestar, y el Presidente Trump reaccionó apoyando expresamente la acción policial, reiterando su lema de "ley y orden", e incluso prometiendo más fondos para la policía.

Trump ratifica el apoyo a la policía con un millón de dólares a pesar de la ola de protestas

Trump ratifica el apoyo a la policía con un millón de dólares a pesar de la ola de protestas

El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, visitó ayer la ciudad de Kenosha, epicentro de una ola de protestas tras el ataque policial al afroamericano Jacob Blake -quien, sin atacar a los agentes, recibió siete disparos en la espalda y quedó paralítico- y, aunque lamentó el caso, destacó su apoyo a las fuerzas de seguridad.

«Me siento terrible por cualquiera que pase por algo así», dijo Trump. Aunque dijo que quería hablar con la madre de Blake, dijo que se había rendido porque «había muchos abogados al teléfono».

En cualquier caso, prometió «ayudar a reconstruir Kenosha» después de los disturbios, lo que dijo que incluía el fortalecimiento de la fuerza policial. «Le daremos a las fuerzas de seguridad un millón de dólares para que tengan algo de dinero extra para salir y hacer lo que necesiten», dijo el presidente.

El Gobernador de Wisconsin, Tony Evers, y el Alcalde de Kenosha, John Antaramian, ambos demócratas, le habían pedido a Trump que no viajara a la zona para evitar que se exacerbaran aún más las tensiones que se extendieron a otras partes del país para criticar la represión policial de la comunidad afroamericana.

Trump, sin embargo, viajó con el Fiscal General William Barr y el Secretario de Seguridad Nacional en funciones, Chad Wolf, y su visita dio lugar a manifestaciones a favor y en contra del Presidente.

Trump propuso, entre otras cosas, que para poner fin a la «violencia política», también se debería poner fin a la «ideología radical» que supuestamente la impulsa, y acusó a los «políticos radicales de izquierda» de «seguir enviando el destructivo mensaje de que el país y sus fuerzas de seguridad son represivos o racistas».

De hecho, «tenemos que dar a las fuerzas de seguridad mucho más apoyo», afirmó.