Saltar al contenido

20 años de la ley anti-evasión, pasó de controlar mil a doce dólares

En virtud de la "ley contra la evasión", los pagos superiores a mil dólares debían efectuarse únicamente utilizando los medios de pago autorizados por la ley. Después de 20 años, los controles de la misma ley, que aún no se ha actualizado, se activan cuando el tipo de cambio oficial supera los doce dólares.

En noviembre de 2000, cuando se publicó la llamada «Ley contra la invasión», los pagos de más de mil dólares debían hacerse sólo con los medios de pago permitidos por esta ley. Ahora, después de 20 años, los controles de la misma ley, que aún no se ha actualizado, se activan cuando el tipo de cambio oficial supera los doce dólares.

Durante su período de vigencia, se estipuló que todos los pagos realizados por las empresas debían ser transferidos al banco, a fin de aprovechar los beneficios de la mayor recaudación de impuestos sobre los gravámenes y créditos bancarios. En la actualidad, a pesar del avance de los métodos de pago electrónicos, muchas empresas siguen recaudando dinero en efectivo de los consumidores finales, por ejemplo, de las gasolineras y los supermercados, y luego se ven obligadas a depositar el dinero para pagar las facturas de los proveedores y tienen que soportar una mayor carga fiscal con el impuesto sobre los cheques. En estos casos, el poder judicial no siempre ha estado de acuerdo con ellos.

Este mes se cumple el 20º aniversario del nacimiento de la Ley 25.345 (antifraude), que no hizo mucho por evitar la evasión fiscal, pero contribuyó a aumentar los ingresos fiscales del país al contribuir al impuesto sobre los cheques, que es el tercero en importancia después del IVA y los beneficios. Esta semana se inician nuevas negociaciones con el Fondo Monetario, que siempre hace la conocida recomendación de reducir el déficit presupuestario, que también se recomendó en el año 2000.

Para no tener problemas con la AFIP, las empresas deben pagar sus cuentas de la siguiente manera Los pagos totales o parciales de sumas de dinero o su equivalente en moneda extranjera que excedan de 1.000 pesos (12 dólares) no tendrán efecto entre las partes ni frente a terceros, siempre que no se efectúen utilizando los siguientes medios de pago:

– depósitos en cuentas de compañías financieras. Los que utilizan este mecanismo no están exentos de pagar el impuesto sobre el cheque por su propia cuenta.

– giros bancarios o transferencias

– cheques o cancelación de cheques

– tarjetas de crédito, compra o débito (tarjetas de la empresa)

– endoso de la factura de crédito.

Las empresas que no utilizan estos medios de pago no pueden calcular las deducciones o créditos fiscales resultantes de los documentos pagados, aunque se demuestre la exactitud de las transacciones de las que proceden. Por otra parte, la disposición no prevé sanciones para quienes cobren cantidades de dinero en efectivo superiores a 1.000 pesos, que deben depositar el dinero para poder introducirlo en el ciclo de pago.

Pero la Ley 11.683 (Procedimiento) establece en su artículo 34 que «se autoriza al ejecutivo nacional a condicionar el cálculo de las deducciones, créditos fiscales y otros efectos tributarios de interés para el contribuyente y/o el sujeto pasivo a la utilización de determinados medios de pago u otras formas de verificación de las operaciones, en cuyo caso los contribuyentes que no utilicen dichos medios o formas de verificación están obligados a probar la exactitud de las operaciones para calcular los plazos especificados a su favor». Así, dos leyes dicen dos cosas diferentes, ya que la ley antievasión no permite probar lo contrario, mientras que la ley procesal permite al contribuyente probar la corrección de la operación.

No hay restricciones ni limitaciones a las prestaciones en especie; por ejemplo, cuando se entrega una máquina como pago parcial de otra, o en 2001 cuando las empresas utilizaron los títulos Lecop o Patacones para saldar sus deudas comerciales. Después de varias «idas y venidas», este tema fue finalmente resuelto por la AFIP mediante la Resolución 2004/05, que establece que las restricciones a los medios de pago se aplican únicamente al pago de sumas de dinero.

Existen excepciones al uso de medios de pago obligatorios, incluidos los pagos a instituciones financieras o los pagos realizados ante un juez nacional o provincial. El decreto 22/01 estipulaba también que los pagos en efectivo de sumas de dinero (o su equivalente en moneda extranjera) superiores a 10.000 pesos, efectuados con ocasión de la emisión de un documento auténtico de creación, modificación, declaración o cancelación de derechos reales sobre bienes inmuebles, tienen efectos de cancelación autorizados para las partes y para terceros. En este caso, el notario intermediario debe hacer constar este hecho en la escritura pública. Esta última excepción no se aplica a las transferencias de bienes muebles registrables, que sólo pueden efectuarse utilizando los medios de pago permitidos por la ley.

En agosto de 2003, la AFIP reglamentó la Ley Anti-Evasión mediante la Resolución 1547, que dispuso que, en el caso de pagos con cheque, las empresas deben cumplir con las siguientes tareas administrativas:

– Uso del cheque común: debe estar a nombre del beneficiario y debe estar marcado con una cruz. El anverso del cheque debe decir «para ser acreditado en la cuenta»

– Uso de cheque diferido: Debe estar a nombre del librador del efecto y tachado.

– Utilización de un cheque cancelado: debe estar a nombre del emisor del billete

Los cheques no tienen que ser emitidos necesariamente con la cláusula de «no ordenar»; además, puede utilizarse para el pago la cadena de endosos aprobada por el banco central (cheques conjuntos: un endoso; cheques diferidos: dos endosos)

En el momento del pago, el contribuyente tiene que soportar una carga administrativa adicional; el contribuyente tiene que especificar en el recibo que recibe (factura o recibo) o en la orden de pago emitida por él los datos relativos a los medios de pago utilizados. Si se entrega un cheque de terceros con el pago, el número de CUIT del emisor original del cheque debe registrarse como información adicional. Opcionalmente, se acepta que estos datos se registren en un registro mensual emitido por sistemas informáticos que respeten el diseño definido por la AFIP.

Hay dudas que aún no han sido aclaradas por la AFIP; por ejemplo, ¿qué sucede si el pago se realiza con cheques de terceros y se completa con una porción de efectivo, que si la diferencia es superior a mil pesos, la diferencia debe ser necesariamente pagada con cheque, o puede ser pagada en efectivo? Podría interpretarse que se trata de un pago único y, por consiguiente, tendría que ser pagado en su totalidad utilizando los medios de pago permitidos por la ley. En este caso, ¿se impugnaría el pago en su totalidad o en parte?

Los costos fiscales de la impugnación implican que el crédito del IVA (21%) no puede ser calculado y los gastos no pueden ser deducidos del impuesto sobre la renta (30%) Otra consecuencia de la no utilización de los medios de pago obligatorios se produce cuando se solicita el reembolso de los créditos del IVA para las exportaciones. En este caso, la AFIP no reconoce la devolución de impuestos sobre los ingresos que no cumplan con los requisitos establecidos en las normas.

Originalmente, la Ley Anti-Invasión fijó el límite para los pagos en efectivo en 10.000 pesos. En marzo de 2001, la cantidad se redujo a 1.000 pesos por la Ley 25.413. En referencia a la normativa, hasta agosto de 2003 estuvo vigente la Resolución 151 de la AFIP, que estableció los requisitos que deben cumplir los pagos por operaciones superiores a 10.000 pesos; en este sentido, los pagos no realizados con fondos autorizados no tuvieron implicancias tributarias; sin embargo, en esa oportunidad se permitió la contra-prueba, d.

Han pasado 20 años, ahora los jugadores son los mismos (Ministerio de Economía y Fondo Monetario), la inflación y el dólar han aumentado inexorablemente, las facturas de los impuestos se mantienen sin cambios y por esta razón los contribuyentes tienen que pagar más cada año que pasa.