Saltar al contenido

Alberto asigna 10.000 millones de pesos para la seguridad del Conurbano

En medio de la creciente ola de crímenes y apropiaciones de tierras en la provincia de Buenos Aires, el Presidente anuncia un fondo especial para la compra de patrullas y un refuerzo de las fuerzas federales

Alberto asigna 10.000 millones de pesos para la seguridad del Conurbano

Alberto asigna 10.000 millones de pesos para la seguridad del Conurbano

La última foto de una semana en la que Alberto Fernández trató de impulsar una agenda fuera de la pandemia Después de dos eventos dedicados a la economía, durante los cuales esbozó algunas de las «60 medidas» que prometió tomar para la recuperación de la Quinta de Olivos, el presidente anunciará un fondo de 10.000 millones de pesos para combatir la creciente inseguridad en el área metropolitana de Buenos Aires.

En una videoconferencia con los distritos de Quilmes y Merlo, ambos peronistas, y el radical San Isidro, el Presidente presentará el programa, que incluye el reclutamiento de 10.000 nuevos policías, la construcción de módulos carcelarios, la compra de 2.000 patrulleros, el equipamiento técnico de cámaras y botones de pánico de las comunidades y la renovación de 100 comisarías. Aún no se conoce el porcentaje del fondo que administra la provincia y cada municipio.

Con la relajación de la cuarentena, el tema de la seguridad ha vuelto a ocupar el primer lugar en las encuestas de opinión, junto con el coronavirus y la economía. Desde hace semanas, además de la idea masiva de crear un organismo metropolitano, se ha evaluado un plan nacional centrado en un Conurbano, donde el ministro de seguridad provincial, Sergio Berni, incluso después del estricto encarcelamiento, denuncia en sus estadísticas una ola criminal. Fernández recibió a los intendentes de Buenos Aires la semana pasada para perfeccionar el anuncio.

Además de Fernández, Berni, su homóloga nacional Sabina Frederic estará presente después de una semana en la que nuevamente tuvieron diferencias públicas, y el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof. Por otro lado, se reforzará un programa que ya ha provocado los primeros cortocircuitos entre las dos carteras de seguridad: el despliegue de tropas federales en el territorio de Buenos Aires. En su segunda fase, el llamado proyecto Centinela enviará otros 4.000 gendarmes al área del gran Buenos Aires.

El llamado plan también incluye «paradas seguras con cámaras y botón de pánico», que proporcionará vigilancia las 24 horas del día para las zonas más inseguras de los suburbios de Buenos Aires. Además, se implementará la segunda parte del «Plan Centinela», a través del cual el Ministro de Seguridad Nacional enviará 4.000 gendarmes a las calles del Gran Buenos Aires.

«El viernes lo anunciaremos con Axel (Kicillof). Es un asunto que nos preocupa, por lo que hemos aportado importantes fondos de la nación para ayudar al área del gran Buenos Aires», dijo el propio presidente en el canal TN anteanoche.

Por otro lado, el gobierno parece haber cerrado filas después de las diferencias sobre la apropiación de tierras. Después de una reunión con los intendentes ayer, Kicillof dijo que eran «ilegales» y apoyó las acciones de su ministro Berni, mientras que al mismo tiempo exigió que el poder judicial «haga su trabajo».

El Ministro Frederic también revisó su posición original después del cruce con el gobierno de Río Negro.