Saltar al contenido

Alberto buscará relanzar el gobierno desde las profundidades de la grieta

El pesimismo económico reina entre los votantes de la oposición mientras que el partido gobernante espera una mejora. Por primera vez, el Monitor de Humor Social y Político muestra que las críticas a la administración superan la aprobación

El llamado a la reconciliación y la unidad, tantas veces repetido en Argentina, parece quedar atrapado en un discurso que no deja huella en la sociedad en el momento de los hechos y su verificación. Un año después de las elecciones primarias que allanaron el camino para la llegada de Alberto Fernández a Rivadavia, y horas antes de la reanudación de su administración tras el acuerdo con los acreedores sobre el canje de la deuda externa, el escenario nacional al que se enfrenta no parece gris. Uno está a favor o en contra. El Presidente y su administración son aprobados sin cuestionamientos o rechazados sin quid pro quo.

Ya sea por la estrategia de política sanitaria para combatir la propagación del coronavirus, por la situación socioeconómica o por las definiciones políticas de la Casa Rosada, las posiciones se han radicalizado y expresan casi sin contradicción la profundidad de la brecha a la hora de analizar el presente y proyectar el futuro. Esto se puede ver en el último número del Monitor del Humor Social y Político, que D’Alessio IROL/Berensztein produce en exclusiva para El Cronista.

La encuesta, que el mes pasado reveló en línea las opiniones de 1421 adultos de todo el país, reveló el pesimismo absoluto que acompaña a los encuestados que votaron por Mauricio Macri en 2019 y la mayor esperanza de los que eligieron al actual presidente. Así, mientras que el 96% de los votantes de Juntos por el Cambio cree que la situación económica es peor que hace un año (un pensamiento que acompaña al 82% de los que votaron por una tercera fuerza) y el 86% estima que su nivel será aún más bajo dentro de doce meses (dos de cada tres personas que votaron por una tercera fuerza piensan lo mismo), el 46% de los votantes de Fernández ven mejoras en la economía y ocho de cada diez predicen que habrá una recuperación en un año. Además, dos de ellos creen que este último escenario se producirá en 2020.

«Es obvio que la visión de la realidad presente y futura tiene una profunda connotación ideológica. Mientras que los que votaron por el partido gobernante mantienen el mismo nivel de optimismo que cuando comenzó el gobierno, los que votaron por Juntos por el Cambio siguen una tendencia contraria», analiza el asesor Eduardo D’Alessio.

Esta división percibida es la misma que explica por qué, al evaluar el desempeño del gobierno, el 87% de los votantes del gobierno entrevistados le dieron una buena calificación, mientras que el 95% de los que votaron por Juntos por el Cambio lo calificaron como malo.

«En agosto y cinco meses después del decreto de cuarentena, por primera vez desde el inicio del gobierno del Frente de Todos, las críticas a la administración superan la aprobación: 51% vs. 47%», dijo el politólogo Sergio Berensztein, agregando que «esto afecta consecuentemente la imagen positiva del presidente Alberto Fernández, que con un 47% es la más baja desde diciembre».

De hecho, el apoyo al presidente también se ha deteriorado, hasta el punto de que, por primera vez en su mandato, tiene un número mayor en la imagen negativa que en la positiva. Mientras que el 86% de los que votaron por él siguen apoyándolo, sólo el 6% de los que votaron por JxC y el 29% de los que votaron por terceros lo hacen.

«Esto puede deberse a cierto malestar y fatiga en la población. Sin embargo, cuenta con aproximadamente la mitad del apoyo de los argentinos», dijo D’Alessio, quien señaló que «la preocupación por el estado de la economía y el futuro sigue estando muy presente entre los argentinos». Sin embargo, las críticas han disminuido en comparación con los meses anteriores, y el pesimismo también ha disminuido ligeramente.

En este sentido, agregó que «un hecho promisorio es que el porcentaje de encuestados que tienen proyectos futuros con inversiones sigue aumentando (56%), lo que da lugar a una cierta visión de ‘luz al final del túnel’ en una parte de la población»

«En esta medición, la inflación, con un 69%, recupera el primer lugar en el ranking de temas que más preocupan a la Argentina, empujando la incertidumbre al segundo lugar, aunque mantiene los valores de julio: 68%», señala Berensztein, argumentando que «esto y los temas económicos más importantes están causando una mayor preocupación entre los votantes de los Juntos por el Cambio». Por otra parte, el temor al contagio del Covid-19 ha disminuido aún más hasta el sexto lugar, lo que causa una mayor preocupación para el partido gobernante, al igual que la violencia contra la mujer».

En cuanto al ranking nacional de imagen positiva, sólo el jefe de gobierno de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, logró ganar el apoyo de ambos lados de la línea divisoria. «Sigue a la cabeza, con el 54% de los encuestados de acuerdo. Su evaluación es apoyada por el 81% de los votantes de los Juntos por el Cambio, pero también cuenta con la simpatía del 32% de los votantes del Frente de Todos y el 53% de los que optaron por terceras fuerzas en octubre de 2019», señaló el analista político.