Saltar al contenido

Argentina busca que Europa rehabilite la entrada de cítricos del Litoral

Desde el domingo hasta el 1 de mayo, Europa bloqueó la entrada de cítricos argentinos en su mercado. El gobierno y los productores locales buscan alternativas para flexibilizar la prohibición.

Argentina busca que Europa rehabilite la entrada de cítricos del Litoral

Argentina busca que Europa rehabilite la entrada de cítricos del Litoral

El gobierno y la cadena de cítricos argentina están haciendo esfuerzos para reabrir el mercado europeo de estos productos, el principal destino de los limones y naranjas frescas, en vista de la pérdida de al menos 40 millones de pesos debido al bloqueo de la Unión Europea, que durará hasta el 30 de abril del próximo año.

Tal como anunció el viernes pasado El Cronista, desde el domingo la UE bloquea la importación de cítricos de Argentina a sus puertos, argumentando que quiere evitar cualquier posibilidad de infección y propagación de algunos hongos que infectan a los limones entre los cultivos de sus países, la llamada «mancha negra» que se ha encontrado en varios envíos argentinos que llegan a puertos europeos.

El cierre de las fronteras europeas está en vigor desde el domingo 16 de julio y abarca no sólo los limones, cuya exportación a este destino está suspendida desde julio por decisión de las autoridades argentinas, sino también los cítricos dulces como las naranjas y las mandarinas.

Esto es consecuencia de la adición en las últimas semanas de rastros de la enfermedad (que afecta a la calidad externa de los cítricos) a los casos encontrados en limones en cinco envíos de naranjas procedentes de Jujuy.

La medida llega en un momento en que el 50% de la cosecha exportable, estimada en 40 millones de pesos para las naranjas, aún no ha sido embarcada, «y lo mismo ocurre con la suspensión temprana de los limones», estima la Agencia de Promoción de Cítricos de Argentina (FederCitrus).

La empresa advirtió que el daño es aún mayor a mediano plazo, ya que implica el cierre de Europa para el próximo mes de mayo, es decir, como parte de la nueva campaña de exportación.

La UE es el mercado más importante para los cítricos argentinos: en 2019 importó y exportó 171.872 toneladas de limones, naranjas, mandarinas y pomelos. El valor de los limones vendidos a Europa el año pasado fue de 296 millones de pesos, mientras que los cítricos dulces representaron 36 millones de pesos en este mercado.

Por parte argentina, «la medida estuvo influenciada por alegatos que iban más allá del aspecto puramente fitosanitario», como los realizados por los productores de cítricos miembros del COAG (Coordinadora de Organizaciones Agropecuarias), que exigían a la Comisión Europea la activación inmediata de medidas «adicionales y efectivas», ya que las importaciones de este sector han provocado la caída de los precios en el mercado europeo», subrayó el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad en el Sector Agroalimentario (Senasa).

Desde Fedecitrus, coincidieron con esta lectura y reafirmaron que «los productores y exportadores de cítricos argentinos y sus instituciones, junto con las instituciones de asesoramiento e investigación, continuarán trabajando con el mayor esfuerzo y redoblarán sus esfuerzos junto con el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministerio de Agricultura y el SENASA, instituciones que ya están trabajando para reabrir el mercado comunitario de limones y naranjas argentinos».

La intención oficial, y la de la cadena citrícola local, es persuadir a Europa de que acepte el concepto de regionalización, es decir, que permita la importación de naranjas, mandarinas y pomelos de la zona noroeste de Argentina (litoral), donde no se han detectado casos de «mancha negra», enfermedad que afecta únicamente a la calidad externa de la fruta.

En este sentido, destacan que los casos detectados en los puertos europeos se referían a cargas provenientes de las provincias del noroeste argentino (NOA), como limones de Tucumán y naranjas de Jujuy.

Desde el Senasa, destacaron que Argentina ha solicitado a la UE que valide el concepto de regionalización, pues entienden que «es un principio que rige las relaciones comerciales bilaterales».