Saltar al contenido

ATP agosto: la inscripción en el programa expira, ¿cuándo se hacen los pagos?

Las empresas aún pueden inscribirse en el plan de asistencia salarial de agosto, que proporciona subsidios para aquellos que han disminuido su facturación en julio y créditos al 15% para los que la han aumentado.

ATP agosto: la inscripción en el programa expira, ¿cuándo se hacen los pagos?

ATP agosto: la inscripción en el programa expira, ¿cuándo se hacen los pagos?

Hoy es la fecha límite para inscribirse en el Programa de Promoción del Trabajo y la Producción (PPT), que prevé la concesión de subvenciones y préstamos a bajo interés para el pago de los salarios de agosto y el aplazamiento de la cancelación de las cotizaciones patronales.

Para inscribirse, los empleadores deben dirigirse al sitio web de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que luego verifica los registros y envía las listas de beneficiarios a la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSeS), que liquida los saldos y realiza las transferencias directamente a las cuentas de los empleados de las empresas beneficiarias de los subsidios.

Se concede a las empresas el acceso a las bonificaciones salariales si han registrado una disminución en la facturación de julio en comparación con el año anterior y si su actividad principal es una de las más de 800 actividades consideradas elegibles por el Comité de Evaluación y Supervisión de la ATP.

Aunque no hay una fecha oficialmente confirmada para las transferencias, el último mes puede servir de referencia, ya que las inscripciones también se cerraron el tercer día del mes y los subsidios se pagaron el 11 de agosto, seis días hábiles después.

La cuantía del subsidio complementario previsto en el programa seguirá siendo el 50% del salario neto, con un límite máximo de 1,5 salarios mínimos (25.312,5 pesos), pero esta vez se utilizará como referencia para la adjudicación el cambio anual de la facturación de julio. Mientras tanto, el límite máximo para las actividades críticas se mantendrá en dos salarios mínimos (33.750 pesos). Los sueldos de más de 140.000 pesos continuarán siendo excluidos.

Las empresas que iniciaron sus operaciones en 2019 antes del 30 de noviembre deberán comparar sus resultados de julio con los de diciembre del año pasado, mientras que las empresas que iniciaron sus operaciones el 1 de diciembre o después no tendrán que cumplir ningún requisito de nómina.

Mientras tanto, las empresas que registraron aumentos en sus facturas en julio, pero menos del 40% interanual, pueden solicitar el crédito salarial colectivo subvencionado, que esta vez sólo está disponible para las empresas que tienen menos de 800 empleados registrados el 26 de agosto y puede ser convertido en subvenciones.

La diferencia es que la tasa de interés nominal anual será del 15% para todas las empresas, ya no habrá un esquema graduado como en el mes anterior. El comité dejó claro que no se impedirá a quienes solicitaron créditos en el mes anterior solicitarlos de nuevo ni recibir el subsidio si su facturación lo justifica.

El otro cambio importante es la posibilidad de convertir los créditos contractuales en subsidios, siempre y cuando las empresas mantengan y mejoren sus equipos. El Ministerio de Desarrollo Productivo tendrá que determinar los detalles en los próximos días.

Para ambos beneficios, las restricciones sobre los dólares corrientes en activos líquidos, la recompra de acciones, el pago de dividendos y la remisión a paraísos fiscales se mantendrán durante el año fiscal en curso y 12 meses después si la empresa tiene menos de 800 empleados, y 24 meses después si tiene más empleados.

De esta manera, una PYME con un balance que se cerrará en diciembre cuando entre en las ATP no podrá llevar a cabo estas acciones hasta el 1 de enero de 2022, mientras que una gran empresa podría hacerlo el 1 de enero de 2023. Además, las empresas que tienen acceso a los préstamos no pueden aumentar los honorarios, las primas o los pagos de salarios adicionales a sus directivos en más de un 5%.

En cuanto a los aportes patronales al Sistema Integrado de Seguridad Social argentino (SIPA), se mantendrá la reducción del 95% de los costos acumulados para las empresas que realizan actividades críticas, mientras que el resto podrá diferir su pago por 60 días para que se paguen en noviembre en lugar de septiembre.