Saltar al contenido

ATP Julio: hoy es la fecha límite para que las empresas soliciten préstamos blandos

Es para aquellas empresas que han registrado en junio aumentos en su facturación de menos del 30%. Cuanto menor sea la variación de los ingresos, mayor será el porcentaje de subvención: sin intereses si han aumentado menos del 10%, 7,5% si han aumentado entre el 10% y el 20% y 15% si han crecido entre el 20% y el 30%.

Hoy es la fecha límite para que las empresas que han visto aumentar sus ventas anuales hasta en un 30% interanual en junio soliciten préstamos con tasas de interés subsidiadas de hasta 20.250 pesos por empleado. Según la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), la medida está dirigida a más de 75.000 empleadores.

Los créditos blandos están destinados a las empresas que solicitan el programa ATP (Trabajo y Producción Asistida), que en junio registró un aumento del volumen de negocios de hasta un 30% en comparación con el año anterior.

El gobierno ha dejado la puerta abierta para que los créditos para el pago de salarios, que fueron rechazados por una gran parte de la economía antes del anuncio del programa ATP, puedan convertirse en subvenciones en el futuro, eximiendo así a las empresas de devolverlos.

Cada préstamo cubre 1,2 salarios mínimos por empleado (20.250 pesos), pero éstos no deben exceder el salario de Bolisllo. El plan de subvención de intereses aumentará en vista de la tasa de inflación anual de alrededor del 40%:

  • Todo aquel que haya experimentado un aumento en la facturación de hasta el 10% pagará un interés nominal anual del 0%.
  • Aquellos que han experimentado un aumento entre el 10% y el 20% pagan una tasa del 7,5%.
  • Aquellos que han experimentado un aumento entre el 20% y el 30% pagan una tasa del 15%.

La reglamentación de la AFIP establece que las empresas tienen un plazo de espera de tres meses, de modo que el reembolso se realiza en 12 cuotas mensuales iguales y consecutivas a partir del cuarto mes.

Mientras tanto, las empresas que han experimentado disminuciones interanuales en su volumen de negocios seguirán recibiendo subsidios directos que van desde 16.875 pesos (un salario mínimo) a 25.312,5 pesos (1,5 salarios mínimos) por empleado, que la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) ya paga a 1,2 millones de empleados.

Para las empresas de los sectores de la salud, el turismo, la cultura y el cine, la subvención seguirá siendo de hasta 33.750 pesos (dos salarios mínimos) independientemente de la facturación, y el gobierno ha anunciado que estos sectores seguirán recibiendo apoyo hasta diciembre.

El Ministerio de Finanzas estima que el gobierno habrá pagado 1,4 millones de salarios adicionales a 133.000 empresas este mes a través de la ATP. También concedió primas para el pago de las contribuciones de los empleadores, tanto un descuento del 95% como un aplazamiento de 60 días.

Las restricciones para que las empresas se unan a la ATP seguirán vigentes, tanto para los que soliciten subsidios como para los que tengan acceso al crédito. Por consiguiente, no podrán recomprar acciones, pagar dividendos, administrar dólares financieros ni hacer transferencias a empresas en países considerados paraísos fiscales.

Para las empresas con menos de 800 empleados, la prohibición pesará durante el año fiscal en curso y los 12 meses siguientes, mientras que las empresas con más empleados no podrán realizar estas maniobras durante el ciclo actual y los 24 meses siguientes. Así, una empresa que cierre su balance en diciembre (la mayoría) tendrá estas restricciones hasta el 1 de enero de 2022 si tiene menos de 800 empleados, o hasta el 1 de enero de 2023 si tiene más empleados.