Saltar al contenido

Bouzas: «La inversión de EE.UU. en el país es más sensible a la economía de Argentina que a un gobierno democrático

En este diálogo con El Cronista, Roberto Bouzas, especialista en economía internacional y profesor de la Universidad de San Andrés, sostiene que la clave de la nueva administración demócrata es profundizar el vínculo siguiendo los ejes de la agenda de Biden en materia ambiental y energética.

Bouzas:

Bouzas: "La inversión de EE.UU. en el país es más sensible a la economía de Argentina que a un gobierno democrático

Con la llegada de un nuevo gobierno democrático a los Estados Unidos, no se esperan cambios drásticos, dice Roberto Bouzas, Investigador Principal del Conicet y Director Académico del Programa de Maestría en Política y Economía Internacional (MPEI) de la Universidad de San Andrés. La inversión seguirá fluyendo, pero la economía local debe estabilizarse y la nueva agenda de los EE.UU. debe ser abordada.

– ¿Qué se puede esperar de un gobierno de Joe Biden?

– No veo demasiados cambios, pero una mejora general en el tono, en las formas, en algo importante en términos de contenido, a saber, el fuerte unilateralismo que caracterizó a la administración Trump. Pero una diferencia entre una administración Trump y una administración Biden, desde el punto de vista de la política económica interna, debería ser la intensidad de la expansión fiscal. Además, están las repercusiones mundiales de la medida en que una recuperación más rápida en los Estados Unidos, si es que la hay, afecta a variables que también tienen un impacto directo, como los precios de los productos básicos, el valor del dólar, los tipos de interés.

– ¿Qué escenario ve para el Mercosur?

– El país que sin duda está cambiando más es Brasil, con un gobierno como el de Bolsonaro. En cuanto a la Argentina, que tiene relaciones relativamente modestas con los Estados Unidos, no veo ningún cambio importante. Es cierto que la influencia de los Estados Unidos en las decisiones de las organizaciones multilaterales es importante, pero no hay que pensar que es más hostil en el contexto de un gobierno democrático.

– Algunos analistas sostienen que las condicionalidades políticas y técnicas podrían tener ahora menos peso en un acuerdo con el Fondo. ¿Está de acuerdo?

– Uno de los problemas del Fondo es que, tras muchos años de centrarse en la condicionalidad técnica, que en muchos casos no es políticamente viable, el Fondo no tuvo más remedio que ser más flexible y, de alguna manera, más sensible a las dificultades y obstáculos políticos para el cumplimiento de determinadas políticas que serían indispensables según la receta tradicional. La Argentina está causando al Fondo un gran dolor de cabeza y seguirá haciéndolo durante algún tiempo.

– ¿Puede haber una retirada de las inversiones de EE.UU. en el país?

– El gobierno de EE.UU. no decide dónde invertirá el sector privado. Tampoco lo hacen los organismos que proporcionan financiación para la exportación y para proyectos de inversión en los que existe un vínculo político pero que no es significativo en cuanto a su tamaño. El problema de las inversiones de EE.UU. en Argentina es mucho más sensible a la situación argentina y a las condiciones de la economía argentina de lo que puede ser un gobierno democrático.

– ¿Dónde están las luces amarillas?

– A mediano plazo, una administración democrática podría ser más problemática para Argentina a nivel ambiental. Si la política de emisiones de los EE.UU. se endurece a nivel federal, esto afectará a los costes de producción y creará presión para tomar medidas compensatorias en la frontera.

– ¿La política de energía limpia pone en peligro las inversiones en Vaca Muerta?

– Es muy probable que el sector de la producción de energía a partir de combustibles fósiles en los Estados Unidos tenga un contexto menos favorable en lo que respecta a las energías alternativas. Pero el reemplazo no se hará de inmediato. Hoy en día, las inversiones en Vaca Muerta no son un negocio completo debido al precio de los barriles, pero depende de razones de mercado y no de la política de los Estados Unidos.

– En algún momento el Mercosur coqueteó con la idea de un acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos. ¿Puede esto ser impulsado con Biden en la Casa Blanca?

– Me cuesta creer que el clima político en los EE.UU. sea propicio para la negociación de nuevos TLC en los próximos cuatro años. Y si eso ocurriera, diría que hay cosas que están mucho antes en la lista, en primer lugar el PPT del cual los EE.UU. emergieron. Sería un intento de reincorporarse o revivir esta zona con la participación de los Estados Unidos. Además, la política ambiental de Brasil sería en este momento un obstáculo insuperable en el Congreso para un acuerdo, como es el caso de la UE.