Saltar al contenido

Chodos sobre las negociaciones con el FMI: «No haremos nada para perjudicar a los argentinos

El gobierno argentino pidió al organismo internacional que inicie conversaciones formales para acordar un nuevo programa con el organismo multilateral, luego de haber cancelado el "acuerdo de espera descarrilado" firmado en 2018, que generó una deuda de u$s 44.000 millones.

Chodos sobre las negociaciones con el FMI:

Chodos sobre las negociaciones con el FMI: "No haremos nada para perjudicar a los argentinos

El director del FMI para el Cono Sur, Sergio Chodos , dijo este jueves que «no harán nada que pueda perjudicar estructuralmente a los argentinos y la recuperación económica». Ayer el gobierno pidió al Fondo Monetario Internacional (FMI) que iniciara conversaciones formales para acordar un nuevo programa con el organismo multilateral después de que éste cancelara el «descarrilado acuerdo de crédito contingente» firmado en 2018, que causó deudas por 44.000 millones de dólares.

En un diálogo con la radio continental, Chodos subrayó que «en todos los casos cruciales de deuda, el gobierno insiste en ir al Congreso. Si alguien está endeudado con el FMI, no es un gobierno, sino el presente y el futuro».

«No haremos nada que pueda perjudicar estructuralmente a los argentinos y la recuperación económica. El diálogo será importante», dijo el Director del Cono Sur del FMI.

A partir de ahora, comenzaremos las negociaciones de un nuevo acuerdo con el FMI que nos permitirá realizar los pagos. Estrictamente hablando, el Fondo es una pequeña y antigua institución en términos de refinanciación, en realidad se tiene una nueva financiación con un nuevo programa en el que el dinero se utiliza para pagar vencimientos anteriores», añadió.

Sin embargo, afirmó que «el fondo no es ni bueno ni malo, es lo que es». Ahora tiene una visión muy diferente. Está cambiando, pero no se está convirtiendo en otra cosa.

El gobierno argentino solicitó ayer miércoles al Fondo Monetario Internacional (FMI) que inicie conversaciones formales para acordar un nuevo programa con el organismo multilateral, luego de que éste cancelara el «acuerdo de reserva descarrilado» que se había firmado en 2018 y que había generado una deuda de 44.000 millones de dólares.

FMI: Luego de que el presidente Alberto Fernández informara a la directora ejecutiva del organismo, Kristalina Georgieva, de la decisión oficial de avanzar en las negociaciones a través de una conferencia telefónica a la que asistieron el ministro de Economía Martín Guzmán y el representante del Cono Sur ante el FMI, Sergio Chodos, el gobierno argentino envió la carta con la petición formal al organismo.

«Nos dirigimos a usted para solicitarle formalmente el inicio de consultas sobre el acuerdo de un nuevo programa con el FMI para reemplazar el cancelado y descarrilado acuerdo «Stand By 2018″», subraya la carta firmada por Guzmán, Chodos y el Presidente del Banco Central, Miguel Pesce.

La confirmación del FMI fue confirmada en la tarde del miércoles por una declaración en la que Georgieva declaró que el organismo esperaba «profundizar nuestro diálogo sobre la mejor manera de apoyar los esfuerzos del gobierno para manejar el impacto de la pandemia, impulsar el crecimiento y la creación de empleos y reducir la pobreza y el desempleo, al tiempo que se fortalece la estabilidad macroeconómica en beneficio de todos los argentinos».

En la nota formal al Fondo, los funcionarios argentinos señalaron que la Argentina no había logrado la sostenibilidad, a pesar del cumplimiento de los objetivos macroeconómicos del acuerdo firmado por el gobierno anterior.

«Entre 2017 y 2019, Argentina redujo su déficit presupuestario primario del 3,8% al 0,9% del PIB, mientras que el déficit en cuenta corriente cayó del 4,8% al 0,9% del PIB», recordaron.

Y destacaron que «a pesar de que la Argentina cumplió con los criterios establecidos en el stand-by, la fuga de activos argentinos denominados en pesos continuó y el país no fue capaz de lograr tasas de refinanciación satisfactorias ni de asegurar la sostenibilidad de la deuda pública; la actividad económica se contrajo en un 2,6% y 2,1% en 2018 y 2019, y la inflación del IPC fue del 47,6% y el 53,8% en 2018 y 2019 respectivamente, combinado con una contracción sin precedentes del dinero.