Saltar al contenido

Con modificaciones de último momento, el gobierno dio media sanción a la reforma judicial

Después de 10 horas de debate, la senadora María de los Ángeles Sacnun leyó durante 10 minutos casi treinta páginas con las modificaciones que se introducirían en el proyecto de ley antes de su votación. Juntos por el Cambio llamó al evento "reforma de la reforma".

Con modificaciones de último momento, el gobierno dio media sanción a la reforma judicial

Con modificaciones de último momento, el gobierno dio media sanción a la reforma judicial

Entre los Gallos y la Medianoche Recibió media sentencia en el Senado esta mañana por una reforma judicial y estaba lista para ser tratada en la Cámara de Representantes. Después de casi 10 horas de debate virtual sobre la declaración firmada la semana pasada, la Cámara de los Lores aprobó finalmente por 40 votos a favor y 26 en contra un proyecto cuyo verdadero contenido se dio a conocer alrededor de la medianoche, cuando la senadora y relatora oficial María de los Ángeles Sacnun dedicó 10 minutos a leer las 27 páginas de enmiendas que debían introducirse en el proyecto antes de la votación.

«Esta es una especie de reforma de la reforma», dijo Luis Naidenoff, jefe del grupo «Juntos por el cambio», después de escuchar las adiciones que se iban a incluir en el texto, y luego añadió: «No creo que ni siquiera los senadores tengan idea de los cambios que se han incorporado.

«Todos los senadores, o al menos los de la oposición, se enteran de muchos cambios», denunció el radical Martin Lousteau. Y declaró desde su asiento en la Cámara: «Ya había una opinión, sobre la opinión, ahora hay casi 10 minutos de cambios, incluyendo la creación de un montón de tasas, cuando discutimos antes si el costo de la reforma sería de $ 1900 o $ 6000 millones o más», el hombre de Buenos Aires acusado.

Y concluyó: «Es muy difícil trabajar así».

Según los cálculos de Laura Rodríguez Machado de Córdoba con las enmiendas leídas después de la medianoche, el proyecto, que pretende diluir el poder concentrado en los tribunales de Komodoro Py, crearía más de 1.000 nuevos cargos si fuera sancionado por los diputados, mientras que el proyecto presentado por el presidente Alberto Fernández estimaba algo más de 270.

«El presidente @alferdez creó 279 cargos con su proyecto de reforma judicial. El gobierno lo cambió y, tras las negociaciones para obtener los votos necesarios en la Cámara de Representantes, se convirtió en 908. Y minutos antes de la votación de hoy, alcanzó más de 1.000 posiciones», denunció la cordobesa desde su cuenta de Twitter.

Horas antes, el portavoz de la PRO había definido el proyecto de ley como «una celebración de las nominaciones».

«Al final de la sesión, la Junta de Gobernadores informó de docenas de cambios, incluyendo la creación de tribunales. La reforma de la reforma, una lástima. Otro paso en este oscuro proceso de destrucción del sistema judicial argentino», el senador de PRO Esteban Bullrich también acusó al senador de PRO desde Twitter.

Parrilli elimina la cláusula de Parrilli

Otra sorpresa del día fue que el kirchnerista Oscar Parrilli eliminó la cláusula que había promovido durante el debate del proyecto en el comité y que había causado tanta emoción.

Aquí se estipulaba que, en caso de presión de los medios de comunicación, los jueces debían notificar al Consejo de la Magistratura y «solicitar las medidas necesarias para su protección».

«Es una adición casi inactiva», había dicho el presidente Alberto Fernández días antes cuando se le consultó sobre la adición de última hora.

La redacción propuesta por el neuquino era: «Todo intento de individuos, grupos de poder, miembros del poder judicial, ejecutivo o legislativo, amigos o grupos de interés de cualquier tipo de influir indebidamente en sus decisiones debe ser comunicado inmediatamente al Consejo Nacional de la Magistratura y deben adoptarse las medidas necesarias para protegerlos». Además, se dejó claro que «la influencia indebida no presupone que se forme un contenido económico».

«Les hemos quitado la palabra ‘medios’ que tanto les asustaba», dijo el neoyorquino mientras hablaba.

Dicho esto, aseguró que esta inclusión tenía el objetivo de «tirar el anzuelo para que todos los grupos mediáticos y muchos políticos que son sus portavoces puedan salir».

En cualquier caso, el director del Instituto Patria afirmó que «hay una presión de los medios de comunicación para influir en la voluntad de los jueces». Y subrayó que «han librado una gran batalla en este tema y lamento que haya senadores que se hayan unido a esta causa». Me parece que son títeres de los medios de comunicación».

Amenazas en Twitter

Al finalizar las exposiciones, el Camporista pidió la palabra a Anabel Fernández Sagasti para denunciar dos hechos. Por un lado, se refirió al periodista Eduardo Prestofelippo de Córdoba, quien amenazó con matar al vicepresidente de la nación a través de Twitter.

«No saldrás vivo de esta explosión social. Usted será el primero en tener que pagar – junto con su descendencia política – por todo el daño que ha causado. TIENES UN PEQUEÑO TIEMPO PARA IRTE», escribió en su informe de Twiitter. El mensaje iba acompañado de una foto de Cristina Kirchner.

Además, el mendocino advirtió que incluso durante el debate sobre la reforma judicial y a partir de dos reportajes de la misma red social, se emitieron «todas las direcciones» de los senadores que acompañan la reforma.

Después de las palabras de la mujer de Mendoza, su colega Lousteau pidió la palabra para refutar los hechos. Naidenoff hizo lo mismo desde su cuenta de Twitter: «Ante los hechos de conocimiento público de las amenazas a la vida del video presidente de la nación y la publicación de datos privados de los senadores del Frente de Todos y sus familias, este interbloque se solidariza con cada uno de ellos y rechaza estos hechos».

Futuro incierto

Después del intenso día, el proyecto de ley estaba listo para ser discutido en la Cámara de Diputados. Sin embargo, el panorama allí es desalentador para el Frente de Todos, que, a diferencia del Senado, no tiene mayoría propia.

Por otra parte, numerosos bloques de la oposición – no sólo los Juntos por el Cambio, sino también la Izquierda, los Lavagnistas e incluso algunos miembros del partido liderado por José Luis Ramón de Mendoza – ya han anunciado que no apoyarán la reforma. Y queda por ver cuál es su actitud ante los acontecimientos de esta mañana.

El propio Presidente del Parlamento, Sergio Massa, dijo hace unos días: «Creo que el proyecto de reforma judicial saldrá a la luz, pero dependerá de nuestro trabajo y de las adiciones que hagamos.

El futuro de la reforma judicial es aún desconocido.