Saltar al contenido

Después de la subida de precios: cuánto y qué vende cada compañía petrolera en sus estaciones de servicio

YPF, la brasileña Raízen, licenciataria de la marca Shell, y Axion distribuyen la mayor parte. ¿Qué porcentaje de las ventas de la estación tiene cada uno de acuerdo al tipo de nafta.

YPF abrió el juego y el resto lo siguió. Después del aumento promedio del 4,5% (6% en la ciudad de Buenos Aires) aplicado por la empresa petrolera estatal al precio de la gasolina y el gasoil, la brasileña Raízen – concesionaria de la marca Shell – se movió rápidamente y también se ajustó desde el primer minuto del miércoles, con una subida que alcanzó casi el 7% en la Capital Federal y fue menos fuerte en el interior.

En el primer semestre de este año, estas dos empresas representaron el 54,2% y el 16,8% de las ventas al por menor de combustibles líquidos en las gasolineras, respectivamente.

El siguiente operador de refinería en el mercado es Axion (16,4%), debido a su cuota de mercado, que no ha aumentado sus precios hasta el final de esta edición, aunque lo hará con un descuento.

Mientras tanto, Puma Energy, que representa el 7% de las ventas, ha actualizado sus pizarras en línea con las de sus otros competidores.

La supernafta de YPF, la más vendida en Buenos Aires, fue de 56,68 pesos por litro. Los precios del combustible habían estado congelados desde diciembre del año pasado, aunque en marzo, debido a una actualización del impuesto sobre el dióxido de carbono (IDC), los precios de la supernafta habían subido 13 centavos y la prima 0,15 pesos por litro.

En la capital del país, la competencia entre las compañías petroleras es algo más dinámica que en el resto del país, donde predominan las estaciones de YPF.

En cada caso, en la ciudad hay una gran demanda del V-Power Nafta (premium) de Shell: según los formularios del Ministro de Energía, representa el 39% de las ventas totales de este combustible, que desde ayer fue de $ 66,73.

En cualquier caso, la empresa estatal tiene ventas con el Infinia (45,8%), que ahora cuesta $ 65,39.

En el pasado los combustibles de Shell eran entre un 1% y un 2% más caros que los de YPF.

El ajuste promedio del 4,5% sirvió para restaurar las finanzas enfermizas de YPF. La petrolera estatal informó de una pérdida de 1182 millones de pesos en su último balance entre enero y junio, de las cuales 850 millones de pesos procedían de una revalorización de activos y otros 532 millones de pesos de menores ventas y producción.

YPF perdió alrededor de 6 millones de pesos al día y reducirá estas cifras a unos 3 millones de pesos ayer, según una fuente no oficial de la industria.

La principal preocupación en Puerto Madero es disponer de fondos en la caja para reactivar la inversión en petróleo y gas, que este año 2020 será la más baja de los últimos nueve años.

La Federación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina (FECRA), que reúne a algunos propietarios de pequeñas y medianas estaciones de servicio, celebró este aumento, que calificó de «necesario», y destacó que se habían iniciado conversaciones para reabrir la paridad. Sin este aumento, les sería imposible conceder a sus empleados un ajuste salarial.

Por otro lado, la Asociación Argentina de Empresas de Transporte de Carga (FADEEAC) advirtió que habrá un fuerte impacto en el costo del transporte de carga, ya que el combustible representa poco más del 30% de su matriz de costos.