Saltar al contenido

El campo ve algunas señales positivas y piensa en liquidar más exportaciones

Las últimas cifras muestran que en octubre la cifra alcanzó los 1.715 millones de pesos, una caída del 4% en comparación con septiembre. Los productores advierten que ven signos de cambio de tendencia...

El campo ve algunas señales positivas y piensa en liquidar más exportaciones

El campo ve algunas señales positivas y piensa en liquidar más exportaciones

La mejora de algunas variables macroeconómicas podría llevar al campo a empezar a revisar su posición en relación con el grado de liquidación de las exportaciones de cereales.

Después de que el gobierno tomara medidas para alentar a los productores a recurrir a los mercados extranjeros, los hombres sobre el terreno dejaron claro que estos cambios no eran suficientes para despojarlos de su producción.

Y esto se reflejó en las cifras que se publicaron ayer. Según la Cámara de la Industria Petrolera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC), las empresas del sector liquidaron 1.715 millones de pesos en octubre pasado, un 4% menos que en septiembre.

La disminución es aún más significativa si se compara en base a los datos del pasado mes de octubre, donde se registra un descenso del 13,27%, aunque en este caso hay que tener en cuenta que los productores, ODEPA de por medio, han hecho todo lo posible por liquidar las exportaciones, conociendo la intención del gobierno del Frente de Todos de aumentar las retenciones.

Pero ahora, según los productores, algunas condiciones macroeconómicas han mejorado y se espera que las cifras alcanzadas este mes «sean más equilibradas que las mencionadas en octubre».

«Hay puntos en los que nos atrevemos a decir que por lo menos estamos viendo un horizonte, algo que ocurrió no hace mucho tiempo. Por supuesto, esto nos permite pensar en cambiar nuestra posición y pensar de otra manera en la liquidación de las exportaciones», dijo un empresario del sector a El Cronista.

Según las opiniones recogidas, la visión de la agricultura en este sentido es que comparando este mes con el mismo período del año pasado es «equilibrado o apenas negativo», lo que revelaría este horizonte del que habla el paisaje.

En general, las buenas señales que ven los productores hoy en día tienen que ver con el apoyo que ha mostrado el Fondo Monetario, además de los mayores recursos a los que puede acceder la Oficina Central.

Además, la inversión de la tendencia en la brecha del tipo de cambio que se ha producido desde la semana pasada, con el dólar oficial menos alejado del azul, también está llamando la atención. «Esto no sólo es una señal de que se ha trazado un camino, sino que la convergencia de ambos extremos nos da una perspectiva diferente de la rentabilidad», explicó uno de los productores encuestados.

A todo esto hay que añadir que el campo está ahora trabajando en la cosecha bruta (soja y maíz), por lo que necesita fondos adicionales precisamente para financiar esta campaña. Esto – ya a la mejor imagen que ven – dará a los productores una excusa adicional cuando piensen en liquidar las exportaciones.

El gobierno espera inicialmente que la granja pague buena parte de los 7.000 millones de pesos que tiene actualmente como parte de su cosecha, aunque el objetivo real es conseguir al menos entre 3 y 5.000 millones de pesos de esto en las arcas oficiales.

En línea con los cambios del gobierno en el sistema de retención, la retención para la soja se reducirá en tres puntos porcentuales del 33% aplicado desde octubre al 30%.

Pero en noviembre esta tasa ya ha subido al 31,5% y en diciembre será del 32%. El próximo enero la tasa de retención será de nuevo del 33%.

En el caso de los aceites, al tratarse de productos con valor añadido industrial, la reducción pasará del 33% al 27% o al 28% en octubre, según el producto, que se acercará al 30% o al 31% en enero de 2021, creando un «diferencial» o brecha que diferencia el nivel de imposición entre los productos industriales y las materias primas o «commodities» de la agricultura.