Saltar al contenido

El comercio con el Brasil cerrará el año 2020 al nivel más bajo de los últimos 15 años

En octubre, las importaciones del Brasil crecieron fuertemente pero las exportaciones disminuyeron. La pandemia se produjo por defecto, pero también por el impacto de la volatilidad de los tipos de cambio en el comercio exterior

El comercio con el Brasil cerrará el año 2020 al nivel más bajo de los últimos 15 años

El comercio con el Brasil cerrará el año 2020 al nivel más bajo de los últimos 15 años

Las relaciones comerciales con Brasil se han venido estrechando desde hace algún tiempo y no parecen, al menos por el momento, haber encontrado un freno a la disminución del comercio bilateral. Los últimos datos sobre la balanza comercial entre los dos países muestran una fuerte disminución de las exportaciones, mientras que las importaciones se están recuperando a tasas de dos dígitos.

Pero después de diez meses de 2020, los datos agregados sugieren que el comercio terminará el año con una disminución de alrededor del 21% y un nivel similar al de 2005.

Por cierto, en el año del coronavirus, la pandemia y las medidas restrictivas de la actividad económica jugaron su papel, pero hay razones de orden económico local que tienen tanto o más peso que la pandemia.

El impacto de la volatilidad de los tipos de cambio en las operaciones de comercio exterior ha sido un factor clave en los últimos dos meses, según los analistas. A esto se le suman los problemas de competitividad, las dificultades para la inversión y el salto tecnológico, y un escenario desfavorable para que las empresas mantengan e incluso amplíen los mercados.

Según el Ministerio de Economía de Brasil, las exportaciones de Argentina a este país sumaron 799 millones de pesos en octubre, un 18,3% menos que los 978 millones de pesos enviados a este destino en octubre de 2019.

Las importaciones del gigante sudamericano alcanzaron los 820 millones de pesos, una mejora del 12,5% respecto al año anterior (729 millones de pesos) y el mayor avance desde abril de 2018, según un informe de la consultora abeceb.

Con estas cifras, la balanza comercial mostró un déficit de 21 millones de pesos el mes pasado y acumuló un déficit de 401 millones de pesos en los primeros diez meses del año.

Según los proyectos abeceb, el flujo de comercio bilateral significaría «una disminución del 21% a 16.232 millones de pesos». Y se aclara que la tasa de caída sería similar a la de 2014 (-20,5%), «mientras que el resultado, en términos de cantidad, representaría un intercambio comercial similar al de 2005».

Para Lorenzo Sigaut Gravina, director de Ecolatina, la actuación de octubre se ajusta en gran medida al escenario de intercambio. «Con una brecha tan grande y la expectativa de una devaluación, se adelantaron las importaciones y se pospusieron las exportaciones».

Un análisis de la empresa consultora señala incluso que la brecha «aumentó la subfacturación» de las exportaciones «en un esfuerzo por liquidar la menor cantidad posible de divisas en el mercado oficial».

Marcelo Elizondo, especialista en comercio exterior, encuentra razones relacionadas con el desempeño de cada país. «Brasil se recuperará más rápidamente, y ya lo está haciendo, por el volumen del mercado, porque ha puesto en marcha una reforma laboral y ha congelado el gasto público, y porque tiene un mercado de capitales muy grande, lo que es muy útil en este momento», explicó.

En cambio, Argentina tiene problemas de competencia y un nivel de inversión que ha caído bruscamente recientemente. «La brecha con Brasil solía ser en cantidad y volumen, pero ahora tiene mucha calidad y tecnología», dijo Elizondo.

Y añadió: «La pandemia ha provocado un salto tecnológico que las empresas no pueden seguir porque no tienen mercado de capitales y porque la inflación es muy complicada para las exportaciones, que son futuros».