Saltar al contenido

El Gobierno diseña una agenda productiva para contrarrestar la super-trampa con el dólar

En La Rosada, lo definieron como el "mal menor" en contraposición a la idea descartada de prohibir los ahorros en dólares, esperando un repunte económico en 2021. Están preparando los eventos presidenciales con anuncios de inversión.

El Gobierno diseña una agenda productiva para contrarrestar la super-trampa con el dólar

El Gobierno diseña una agenda productiva para contrarrestar la super-trampa con el dólar

«La trampa del dólar es como poner una piedra en una puerta giratoria No sólo una vez, sino varias veces Alberto Fernández lo repitió, cuando todavía era candidato presidencial, animado por los resultados de la ODEPA 2019. Años antes, el actual presidente también había criticado las restricciones monetarias del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

«Tenemos una lógica económica que ya no alienta la especulación y quiere que el dólar deje de ser un mecanismo de especulación, una variable para que algunos acumulen dólares en un país donde se necesitan para producirlos, no para retenerlos», fue la macro idea que el propio Fernández utilizó ayer en defensa del «supercrimen» anunciado por el Banco Central.

El concepto general de «albertista» fue repetido hoy por varias secciones del Gabinete Económico que han heredado el límite de 200 pesos por mes, tratando de llevar la carga de la medida lo mejor que pudieron al final del día. No es de extrañar: el anuncio había sido acordado en las reuniones presididas por el jefe de gabinete, Santiago Cafiero.

Inicialmente, en apoyo a la medida, salieron del propio BCRA, con un Miguel Ángel Pesce, que desconocía las «características» de servicios como el Netflix, cuando se le preguntó si se incluirían en la medida, provocando la alarma en la oficina del portavoz oficial. Por la tarde, en un telegrama de Télam, el Ministro de Economía Martín Guzmán confirmó la tesis del «mal menor» para detener el goteo de las reservas, declarando que «la prohibición del dólar de ahorro no es la solución».

Esto era exactamente lo que Pesce había propuesto al presidente hace unas semanas, y Guzmán logró evitar que esto ocurriera mientras enviaba las primeras señales al FMI tras el acuerdo con los tenedores de bonos. Como el gobierno informó, Fernández optó por una solución similar a la de Salomón, que fue diseñada por la sede como Plan B.

Hoy, el coro oficial de la defensa es completado por la Subjefa del Estado Mayor Cecilia Todesca.

«Debemos mantener la calma. Toma tiempo para que la rueda productiva comience. No hay otra manera», una importante oficina de la Casa Rosada pidió moderación. Sueñan con una recuperación económica para el 2021, año de elecciones.

Mientras tanto, al calor de las noticias sobre el dólar blue, que concluyeron en La Rosada que era un día «dentro de lo esperado», el Ministerio de Producción de Matías Kulfas, al responder a las preguntas sobre cómo pesaría la subida de la moneda estadounidense en una industria dependiente de las exportaciones, buscó el lado positivo en una de las no tan pequeñas letras del anuncio: el compromiso de refinanciar las empresas con deuda externa. «Le da previsibilidad a la gestión», dijeron. Por lo menos hasta ahora, Producción ha actuado como un enlace con la Central para cualquier compañía que necesitara dólares.

La agenda «positiva» como prólogo a la post-pandemia continúa: Al mediodía de hoy, Fernández de Olivos presentará una inversión de 12 millones de pesos de la empresa chaqueña Santana Textil. Más compañías serán reveladas en los próximos días para contrarrestar las noticias de las compañías que salen del país.