Saltar al contenido

El gobierno reduce su previsión de déficit fiscal primario para 2020 y 2021

El proyecto de Presupuesto 2021 asumió inicialmente un rojo no financiero en las cuentas públicas del 8,2% del PIB para este año y del 4,5% para el próximo, pero la Economía recortará estas cifras en busca de una señal de mayor compromiso fiscal.

El gobierno reduce su previsión de déficit fiscal primario para 2020 y 2021

El gobierno reduce su previsión de déficit fiscal primario para 2020 y 2021

El déficit presupuestario primario para todo el año 2020 podría caer por debajo del nivel previsto originalmente por el gobierno, que también estaría dispuesto a reducir la cifra prevista para 2021, como gesto de un mayor compromiso con un presupuesto público equilibrado en vísperas de la llegada de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) para negociar un nuevo programa de financiación

Cuando el Ministro de Economía Martín Guzmán presentó el primer proyecto al Congreso en septiembre, señaló que el déficit presupuestario primario previsto para este año sería del 8,2% del producto interno bruto (PIB), lo que supondría el mayor agujero fiscal en más de 60 años, mientras que el año próximo el rojo caería al 4,5% del producto.

Sin embargo, esta reducción del rojo de las cuentas públicas no se basó en un ajuste del gasto público estructural, sino en la eliminación de partidas relacionadas con la ayuda debido a las restricciones impuestas por el coronavirus, que representan alrededor del 2,5% del PIB, y en una posible recuperación de los ingresos, que se vieron gravemente afectados por la profundización de la recesión.

Los funcionarios del equipo económico presentaron el martes pasado por la tarde al Comité de Presupuesto y Finanzas del Senado, que aprobó el dictamen del proyecto esta tarde. En esta presentación, el Ministro de Finanzas Raúl Rigo dijo que el déficit presupuestario primario sería inferior al 8,2% del PIB fijado al principio y se mantendría entre el 6,6% y el 7% del producto. Como el déficit acumulado hasta septiembre es del 4,8% del producto, sería de entre el 1,8% y el 2,2% en el último trimestre.

Rigo destacó que el agujero del 4,5% del PIB «puede ser financiado» (se espera que casi el 60% sea financiado por el gasto monetario y el resto por la financiación en el mercado local) y que el gasto público aumentará en términos reales. «Los gastos reales en 2021 aumentarán en comparación con los de 2020, excluyendo los gastos extraordinarios. Para que esto exista y al mismo tiempo se reduzca el déficit, vemos que el ajuste recae en los intereses de la deuda resultantes de la renegociación de la deuda pública», dijo.

Pero el déficit presupuestario previsto para 2021 también se reducirá. Fuentes del Ministerio de Economía dijeron a El Cronista que es muy probable que el alivio fiscal previsto para 2021 también se reduzca, pero «siempre que sea sostenible y no represente un recorte sin sentido». El déficit podría caer hasta el 3,5 por ciento del PIB.

Ante este cambio en las proyecciones, que implica una búsqueda más vigorosa del equilibrio de las cuentas públicas, los analistas observan una señal positiva, aunque dudan que sea suficiente para invertir el escenario de incertidumbre.

Aunque el equipo económico ha dado muestras de orden al acordar no tomar más anticipos temporales hasta el final del año y liquidar la cartera anticipadamente con financiación en el mercado de capitales, el mercado está exigiendo gestos más consistentes.