Saltar al contenido

El movimiento de Vidal: por qué puede haber 2023 sin 2021

La ex gobernadora de la provincia de Buenos Aires mantiene un perfil bajo y seguirá por ese camino hasta que la pandemia termine. Se mantiene activa en la construcción política y cree que es pronto para hablar de candidatos, aunque no descarta postularse el próximo año.

El movimiento de Vidal: por qué puede haber 2023 sin 2021

El movimiento de Vidal: por qué puede haber 2023 sin 2021

Desde el 10 de diciembre del año pasado, cuando dejó de ser gobernadora, María Eugenia Vidal comenzó a evitar los relámpagos y a comportarse con moderación. En primer lugar, según sus allegados, no debe perjudicar los primeros meses del mandato de su sucesor. Y entonces llegó la pandemia, por lo que sintió que no podía contribuir mucho en este contexto.

«Tiene siete zooms al día, habla con todos. Habla con Horacio todos los días», confiesa uno de sus asesores, quien asegura que Vidal sigue activo, incluso cuando no está en los medios de comunicación. Su agenda incluye reuniones con parlamentarios, intendentes, conferencias con empresarios que los llaman, e incluso la reunión semanal de la junta nacional de Juntos por el Cambio.

Once meses antes de la ODEPA del próximo año, el ex gobernador cree que no es el momento de pensar en alianzas electorales. Es cierto que podría presentarse al Congreso, ya sea en la provincia de Buenos Aires donde vive o en la ciudad de Buenos Aires donde nació.

A pesar de haber desempeñado un papel activo en ambas administraciones de Macris como jefa de gobierno en Buenos Aires – como Ministra de Desarrollo Social y como jefa adjunta – su carrera política pasó más tarde por el General Paz. Su regreso a la ciudad podría ser un riesgo debido a la reacción de la población de Buenos Aires. Pero también vale la pena preguntarse cuántos líderes de los Juntos por el Cambio tienen el conocimiento y la imagen de Vidal en la provincia. Aún menos, cuántos han ganado una victoria allí.

En una línea similar, el politólogo cree que todavía es demasiado pronto para hacer definiciones. Sólo el año que viene se determinará la estrategia de elección, que puede o no tener como candidato más allá del distrito. Para Vidal, el 2021 no es un fin en sí mismo, sino un medio para llegar al 2023 de la mejor manera posible. Eso significa que para las próximas elecciones ejecutivas.

Desde su propio origen, creen que no es absolutamente necesario correr el próximo año para estar en una buena posición en 2023. Ya es bien conocido y ya ha demostrado que puede ganar en el distrito más poblado. Incluso su imagen fue menos dañada que la de Mauricio Macri después de que dejaron el gobierno.

Aunque dependerá de su voluntad, su posición para las próximas elecciones también se determinará de acuerdo con la estrategia de los partidarios y las decisiones de «Juntos por el cambio». La inclusión de Vidal en una posible votación podría dar esperanza a más de un diputado que quiera renovar su escaño.

Mientras tanto, el escenario político muestra dos grandes coaliciones, el Frente de Todos y los Juntos por el Cambio, que cada vez más duopolizan la oferta electoral. A pesar de las tensiones internas, intentan desde ambos lados evitar las rupturas y expandir la base.

En este momento, sólo quedan unos pocos actores importantes que pueden participar. Vidal puede apostar por un nombre a añadir: Margarita Stolbizer. Ambos no sólo viven en Castelar, sino que también comparten visiones e ideas comunes, aunque el ex-miembro del parlamento de origen radical siempre ha evitado a Macri. «El mercado de pasaportes abrirá el próximo año, este año no habrá grandes cambios. Pero hay una necesidad de ser más abierto. Además de las voces, Margarita es un buen ejemplo de personas que se dejan incluir, que están en el exterior y que comparten valores», dice un líder del distrito de Vidal.

Mientras espera a que se abra la libreta, Vidal sigue jugando en su equipo. Su visión es fomentar una cierta renovación. En cuanto a los nombres propios, se siente más cercano a Rodríguez Larreta y Martin Lousteau que a Macri o Patricia Bullrich.

Con el Senador comparten un discurso de consenso en tiempos de división, aunque están en crisis por diferentes lados. El hecho es que la UCR de Buenos Aires tendrá sus internos el 11 de octubre y ambos apoyan a diferentes candidatos. Lousteau está con Gustavo Posse, el intendente de San Isidro. Vidal, en cambio, está con Maximiliano Abad, presidente del Bloque de Juntos por el Cambio en la Cámara de Diputados de Buenos Aires.

Asimismo, Vidal no hará público este apoyo, ya que se trata de internos de otro partido. Pero esta es una elección clave para el futuro de la coalición, ya que Posse ha tomado una posición ambivalente y crítica hacia Juntos por el Cambio. Mientras tanto, el Abad cuenta con el apoyo de los líderes más radicales de peso y en parte como favorito para las elecciones.