Saltar al contenido

Elecciones 2021: el Gobierno no tomará una decisión sobre la ODEPA hasta marzo.

El Uñac de San Juan sorprendió al exigir que las primarias no se celebraran en 2021, un temor que se apoderó de la oposición. En La Rosada, todavía están trabajando en el calendario, pero están considerando varias hipótesis mirando el calendario de vacunación

Elecciones 2021: el Gobierno no tomará una decisión sobre la ODEPA hasta marzo.

Elecciones 2021: el Gobierno no tomará una decisión sobre la ODEPA hasta marzo.

El peronista fue finalmente el primer líder cuyo sentido del olfato le permitió predecir hace meses que la pandemia pondría en tela de juicio la realización de la ODEPA 2021, el opositor Emilio Monzó. El ex líder parlamentario del Partido Macrista predijo esto al principio de la cuarentena en un zoom partidista. Con una Casa Rosada adhiriéndose al discurso de «seguimos trabajando con el actual cronograma electoral», que contempla las primarias de agosto, escenario que no pudo ser revisado «hasta marzo», aclaran que ayer se animó a un primer funcionario a plantearlo, lo que provocó una oleada de consultas.

«Considero oportuno evaluar la suspensión de la ODEPA», dijo el gobernador de San Juan, Sergio Uñac. «Esto significaría menos riesgos para la salud y un mayor ahorro económico», añadió el presidente peronista.

«No sabemos qué fue lo que impulsó a Uñac a hacer esta declaración», repitieron ayer en La Rosada. Por supuesto, prefirieron no recordar al interno permanente que el gobernador tiene en su pequeño pago con José Luis Gioja, aunque el último interno lo consolidó como jefe de los peronistas. Así que la embajada podría ser una puerta dentro de la provincia. «La suspensión de la ODEPA no está en la agenda del PJ», se limitaron a hablar del ex gobernador de San Juan, actual líder del Partido de la Justicia. En 2021, un nuevo conflicto interno entre ambos tendrá lugar en San Juan.

La «Operación Grito» de Uñac no tuvo ningún apoyo: sus colegas Axel Kicillof, Omar Perotti y Juan Schiaretti, entre otros, evitaron unirse a él.

Una certeza: la regla de oro es que los funcionarios prefieren no competir en las elecciones primarias. Cambiemos por razones económicas, que fracasaron debido a la resistencia de un peronismo que necesitaba las primarias para ocupar los puestos de liderazgo, lo mismo que parece suceder el próximo año con JxC. La crítica de «cambiar las reglas del juego» sería repetida por otras voces, con el detalle de que fue el PJ durante el mandato de Cristina Kirchner el que impuso a la ODEPA, siguiendo una idea original de Néstor Kirchner, el replicar el sistema primario norteamericano. Y tercero, hay precedentes internacionales de elecciones con Covid.

Un importante intendente de Buenos Aires descartó ayer la posibilidad de trabajar en la hipótesis en las mesas de PJ y recordó a la audiencia un hecho: también es de interés para la FdT tener pasantes en los distritos que no gobierna.

Con la incertidumbre de la pandemia, los escenarios son variados. Algunos predicen que las elecciones podrían ser aplazadas en lugar de suspendidas. «Toda la población debe ser vacunada», dicen los extremistas de La Rosada. Marzo está en el calendario como el mes en el que podría haber alguna certeza, gracias a AstraZeneca o Vladimir Putin. Hay otra certeza: la necesidad de un proyecto de ley para cambiar la fecha o la naturaleza de las elecciones (también hay quienes sueñan con que Covid pueda promover el voto único).

La última certeza no es tanto la última certeza. Según el presupuesto de 2021 que está siendo debatido por el Congreso, la elección requerirá un desembolso de 17.171.091 pesos, de las cuales las primarias representan más de la mitad (las primarias son más caras que las primarias generales). La Cámara de Elecciones ya está advirtiendo que en un escenario de pandemia con sus protocolos hay costos que aún no han sido calculados: Vasos de gel de alcohol, más suministros y aún más colegios electorales para evitar el hacinamiento.