Saltar al contenido

Entrevista con Matías Kulfas: «Vamos a tener hasta dos puntos del PNB para la reactivación»

En diálogo con El Cronista, el Ministro de Desarrollo Productivo reveló algunos de los puntos que estarán en las 60 medidas que el Gobierno planea anunciar, y que apuntan a impulsar la economía.

Entrevista con Matías Kulfas:

Entrevista con Matías Kulfas: "Vamos a tener hasta dos puntos del PNB para la reactivación"

Argentina está en transición, más cerca de la costa que la aleja de la sala de emergencias impuesta por la crisis del coronavirus, y cerca de tocar Terra Firma y de abrirse a un horizonte no menos complejo de cruzar. Así es como Matías Kulfas, el Ministro de Desarrollo Productivo, analiza el momento. Su intervención es fundamental para la preparación de un plan de 60 medidas para movilizar recursos con el fin de crear puestos de trabajo y reactivar la economía, que se espera que sea anunciado por el Presidente.

En una entrevista con El Cronista, Kulfas, quien tiene la máxima confianza en el presidente Alberto Fernández, insiste en la necesidad de hacer cambios en la matriz productiva cada vez que tenga la oportunidad de resolver la recurrente crisis de la balanza de pagos y sanear las cuentas. Esta es una tarea ciclópea en Argentina.

– ¿Cómo se estructurarán las 60 medidas que se anunciarán?

Estamos en una fase de transición en la que estamos manejando la crisis del coronavirus y estamos viendo signos de recuperación. La economía está funcionando en muchos sectores a niveles similares a los de antes de la pandemia, y todo esto nos lleva a proponer un escenario de programas para reactivar el consumo. Otro eje es la construcción privada, y para ello estamos trabajando con Camarco, Uocra y los promotores inmobiliarios para proporcionar incentivos fiscales y financieros.

Otra parte tiene que ver con las obras públicas, y lo mismo se aplica a la promoción de la inversión del sector privado para activar los proyectos de exportación. La gran contribución que queremos hacer con este ministerio es resolver el problema de la falta de dólar, evitando el endeudamiento o las devaluaciones bruscas que afectan a los precios, la pérdida de los salarios reales y una espiral descendente de la que cuesta volver.

– ¿Dónde estará el esfuerzo de ahora en adelante?

La solución es promover proyectos con capacidad de exportación. Algunos de ellos tienen que ver con la agroindustria, la energía, la manufactura y la economía del conocimiento como importantes vectores con potencial. A corto plazo, el sector de la carne, con la demanda de carne de cerdo de China, impulsará la inversión en las explotaciones porcinas de todo el país, ya que es capaz de añadir valor en origen, y los productores de software y servicios profesionales, que en conjunto exportan 8.000 millones de pesos, tienen oportunidades, ya que las multinacionales están interesadas en localizar la inversión y contratar mano de obra aquí.

– ¿Qué incentivos quiere utilizar para atraer la inversión?

Estamos trabajando muy de cerca con el BCRA, los bancos y los mercados de capital para asegurar que los suministros estén disponibles. Tendremos entre uno y dos puntos del producto a precios razonables durante los próximos 12 a 18 meses para centrarnos en el capital de trabajo y la inversión, y esto será uno de los elementos clave en el futuro. Buscamos inversiones para el mercado interno y para recuperar el capital de trabajo, que está siendo duramente golpeado después de dos años de tasas de interés altísimas.

– ¿Cómo se distribuyen las contribuciones a este fondo?

Proporcionaremos financiación para las PYMES a través del préstamo de 500 millones de pesos del BID, así como a través de los programas del BICE para la internacionalización de estas empresas y otras líneas bancarias, que continuarán proporcionando subsidios e incentivos a las tasas de interés. Queremos que todos los actores del sistema financiero se unan. Otra parte también contiene nuevos elementos que estamos manejando con el Banco Nación, el BICE y todas las entidades privadas. Creemos que ahora tenemos una gran capacidad de generar recursos financieros en pesos con los incentivos propuestos por el Ministro de Economía.

– ¿Es posible ofrecer financiación a través de compromisos negociables (ON)?

Sí, parte del paquete financiero está relacionado con la recuperación del mercado de capital y los bonos. También queremos dar mucha fuerza a la factura de crédito, que es fundamental para las PYMES. Pronto habrá noticias.

– ¿Qué incentivos planea utilizar para reanudar la producción de petróleo?

El precio del petróleo ha caído fuertemente a nivel internacional, y ahora se ha recuperado un poco y está alrededor de 45 pesos, muy cerca de lo que definimos como «barril criollo» para atraer la inversión. Estamos pensando en una ley de incentivos a los hidrocarburos con incentivos a la producción, con elementos fiscales y otros relacionados con la gestión de la disponibilidad de dólares, cuestiones relacionadas con los regímenes de inversión.

– En otras palabras, ¿permitirá las remesas?

Este es uno de los temas tratados en el proyecto, no terminado, pero avanzado. Se trata de establecer normas para el manejo de las exportaciones y la disponibilidad de divisas para cancelar o pagar las deudas internacionales.

– ¿Está el gasoducto Vaca Muerta-Bahía Blanca en el archivo de gasoductos?

Este es un tema que aún está siendo investigado pero que ha sido pospuesto por la pandemia. El que está listo es el procedimiento de licitación para el gasoducto de la NEA.

– ¿Está pensando en restaurar los mecanismos para volver al campo?

Esta es una cuestión que se está analizando porque en 2015 se han suprimido las retenciones con la excepción de la soja y se han reducido mucho los reembolsos. En 2018, tras la devaluación, se reintrodujeron las retenciones para todos los sectores de exportación, pero sin ningún nuevo reembolso. Algunos sectores han quedado fuera y creemos que sería bueno revisar este esquema, pero aún no está completo.

– ¿Cuál es su análisis del esquema de precios?

La inflación acumulada es del 15,8% y sobre una base anual es la mitad del año pasado. La inflación se ha reducido en un momento difícil, sin ninguna apreciación del tipo de cambio real, que sigue siendo competitivo y no se ha quedado atrás. Sin embargo, hay varios desafíos. Con respecto a los precios de los alimentos, adoptamos un enfoque cauteloso en cuanto a los precios y, cuando comenzó la pandemia, tuvimos que aplicar la ley de servicios públicos y aumentar los precios máximos. Muchos de los sectores productivos son conscientes de la brecha y por eso hemos abierto un diálogo.

En resumen, estamos tratando de poner esta política sobre la mesa del consenso económico y social, donde queremos validar los futuros aumentos con racionalidad, teniendo en cuenta la evolución de los salarios y los márgenes de beneficios de las empresas, y así tener una reactivación cuando la inflación descienda.

– ¿Cuándo se revisarán estos precios?

El Ministerio de Comercio recibe consultas todas las semanas. Mientras se considere necesario revisarlos, lo hará.

– ¿La falta de divisas pospone las restricciones de divisas a corto plazo?

El Ministro de Asuntos Económicos ya ha anunciado que las restricciones actuales no prevén un tipo de cambio. Y la forma virtuosa de resolver este problema es exportar más. Tenemos que entender que ahora estamos trabajando en una doble crisis, la anterior y la del coronavirus.

– ¿Es necesaria una reforma del derecho laboral?

No. Creo más en un diálogo tripartito entre el gobierno, las empresas y los sindicatos. Hay mucho por hacer, y las ideas mágicas que algunos proponen, como la eliminación del costo de los despidos, no tienen ningún efecto real.