Saltar al contenido

Fallo contra el acuerdo entre la UIA y la CGT

Una empresa debe pagar el 100% del salario, y de forma retroactiva, a un trabajador suspendido, a pesar de que su condición estaba prevista en el acuerdo firmado en abril por ambas plantas

Fallo contra el acuerdo entre la UIA y la CGT

Fallo contra el acuerdo entre la UIA y la CGT

La UIA y la CGT encendieron todas las luces de advertencia después de que una decisión de la Cámara Nacional del Trabajo pasara por alto un acuerdo firmado el pasado mes de abril por las empresas que representan a los industriales y trabajadores.

Una vez que el gobierno estableció la cuarentena, la UIA y la CGT acordaron que las empresas podían suspender el personal y reducir los salarios, según el nivel de actividad más bajo, con el fin de cerrar las actividades y como medio de evitar los despidos. Sin embargo, el Ministerio de Justicia decidió a favor de una trabajadora que había sido despedida de su trabajo y ahora su empleador debe pagarle el salario completo.

Según el razonamiento de los jueces Luis Raffaeghelli y Graciela Craig, el fallo responde al hecho de que «el salario es una obligación estructural de la relación laboral, que se regula como un deber del empleador en el artículo 74 de la Ley de Contratos de Trabajo y se garantiza adicionalmente en el artículo 14 bis de la Constitución Nacional».

Por otro lado, implicaron que el empleado no es el que debe asumir la responsabilidad de la compleja situación económica del país. «La justificación para reducir los salarios, incluso en las difíciles circunstancias en las que vivimos, no es una carga para el trabajador», dijeron los jueces.

Así, ordenaron que desde el 1 de mayo de 2020 hasta la fecha de esta resolución, la empresa debe pagar «el porcentaje de los salarios retenidos igual al 20% de su remuneración».

También estipularon que el empleador «se abstendrá de seguir haciendo esas retenciones hasta que el caso se resuelva definitivamente, con la advertencia de que se impondrán sanciones en caso de incumplimiento».

Esta sentencia se aplica únicamente a quienes han presentado la demanda ante el tribunal, aunque ahora temen por parte del sector empleador que esta sentencia tenga un «efecto de contagio» a favor de los empleados, lo que se sumará a demandas similares.

Teniendo esto en cuenta, Daniel Funes de Rioja, director de la UIA, calificó el fallo como «totalmente inexplicable» y advirtió de la posibilidad de una «catarata de demandas» ya que «hay cientos de miles de suspensiones durante la pandemia».