Saltar al contenido

Ingresos: qué factores impulsan y qué golpea la cifra de agosto

El endurecimiento de la cuarentena en la primera quincena de julio y la prolongación de la parálisis en muchos sectores siguieron afectando a los ingresos de agosto, pero había elementos que podían disminuir la magnitud del deterioro.

Ingresos: qué factores impulsan y qué golpea la cifra de agosto

Ingresos: qué factores impulsan y qué golpea la cifra de agosto

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) publicará este miércoles los datos de la recaudación tributaria del mes de agosto, que se estima volvió a subir por debajo de la tasa de inflación anual debido a la extensión de la cuarentena por coronavirus en comparación con el octavo mes de 2019.

El encierro, que durará seis meses después de la fecha límite del 20 de septiembre, ha tenido un impacto significativo en casi toda la actividad económica, provocando una caída sin precedentes de los ingresos del Ministerio de Finanzas y un aumento de la ayuda financiera, lo que provocó el déficit presupuestario.

Estos efectos hicieron que las encuestas mensuales aumentaran entre 15 y 20 puntos menos que el incremento interanual del índice de precios en términos nominales entre abril y julio, con un mayor deterioro en los primeros meses, que fueron los más restrictivos.

Para el mes de agosto, la responsable de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, dijo la semana pasada que la colección de otoño mostró una «fuerte desaceleración» en comparación con los meses anteriores. No obstante, los expertos esperan que se repita una verdadera disminución, dada la expansión del cautiverio y la depresión de la actividad.

Por un lado, se pagó el IVA en las ventas de julio. El séptimo mes del año tuvo un duro encarcelamiento en la primera mitad, como en abril en los centros urbanos, lo que redujo la base impositiva.

Puede amortiguar los ingresos de los saldos diferidos del impuesto, de los que muchas PYMES pueden disponer, ya que se calcula sobre la base de la base facturada en mayo, que tuvo un mayor inicio de actividad que en abril, lo que afectó a los datos de julio.

Este efecto se observó en el desarrollo de las transferencias automáticas de la coparticipación federal, informada por la consultoría Economía y Regiones (E&R). Como se realizan en tiempo real, el importe de las transferencias puede dar una indicación de la recaudación mensual, ya que incluyen impuestos con cierta representatividad, como el IVA y el impuesto sobre la renta.

En las dos primeras semanas, el monto de las transferencias subió un 42,5% a un nivel inflacionario, principalmente debido al impacto del vencimiento anual de las ganancias de los seres humanos, que tuvo lugar entre 11 y 13 años, mientras que en 2019 fue a finales de junio.

Para el conjunto del mes, E&R prevé un aumento del 28% de las ventas, lo que, dada la inflación del 2,5% prevista por la consultora, supondría un descenso real de casi el 9%, lo que supondría una variación anual de algo más del 40% respecto al año anterior.

Ciertamente el vencimiento anual de las ganancias y los bienes personales ayudará a mitigar la disminución real en comparación con los meses anteriores.

«El año pasado fue bueno para muchos y ha creado una buena base para las ganancias, pero actualmente no hay disponibilidad de fondos, por lo que varios han incluido sus deudas en los planes de pago. Habrá un aumento de las recaudaciones en comparación con agosto, porque el año pasado se debían en junio, pero habrá cuotas», explicó el experto en impuestos Sebastián Domínguez.

En cuanto a los bienes muebles, Domínguez destacó el importante aumento de las tasas establecidas en la Ley de Solidaridad adoptada en diciembre de 2019. «Habrá un aumento relevante porque el año pasado se pagó la tasa del 0,25%, y aunque no todos pudieron cumplir con esta tasa, muchos de ellos serán alcanzados por el 1,25% para los bienes en el país y por el 2,25% para los bienes en el extranjero, que serán cifras muy altas. Creo que habrá un aumento significativo», dijo.

Otro catalizador de la recaudación es el apetito por el dólar, cuya compra implica el pago del impuesto PAIS al 30% del valor oficial de la moneda. En julio se vendieron 876 millones de pesos, un 12% más que en junio, lo que ya representaba un salto importante en comparación con los meses anteriores, y se estima una cifra similar para agosto. Con un aumento gradual del tipo de cambio oficial, la base imponible aumentó.

En lo que va de año el impuesto PAIS ha recaudado más de 67.000 millones de pesos, más que otros impuestos como los de la propiedad personal, y en julio recaudó más de una quinta parte del IVA imponible del mes con sus 20.000 millones de pesos.