Saltar al contenido

Joe Biden o Donald Trump: lo que cambia para Argentina dependiendo de quién sea el próximo presidente de los Estados Unidos

Los analistas dicen lo que se podría esperar del vínculo bilateral si se confirma la victoria demócrata o si Trump gana la reelección. La negociación con el FMI sigue siendo el tema más relevante de la agenda.

Joe Biden o Donald Trump: lo que cambia para Argentina dependiendo de quién sea el próximo presidente de los Estados Unidos

Joe Biden o Donald Trump: lo que cambia para Argentina dependiendo de quién sea el próximo presidente de los Estados Unidos

Una elección con cerca de 140 millones de votos está definida por decenas de miles. Contrariamente a las predicciones de los analistas y encuestadores en el número anterior, Donald Trump logró que las elecciones presidenciales fueran muy equilibradas y todavía no está claro quién gobernará en los próximos cuatro años. De cualquier manera, la elección de uno u otro candidato tendrá su impacto en Argentina.

Juan Negri, Profesor de Estudios Internacionales de la UTDT, señala que tanto América Latina como la Argentina son «relativamente marginales dentro de las preocupaciones de los Estados Unidos, a diferencia de China, el Medio Oriente, Rusia y Europa Occidental». Tras esta aclaración, Negri cree que Joe Biden «trataría de ampliar la agenda y los espacios de cooperación».

Elecciones en los Estados Unidos: Donald Trump fue declarado ganador.

En esta línea añade que podría haber «un cambio de tono» en Biden. Estaría en línea con el enfoque de Obama sobre el multilateralismo liberal: organismos internacionales y espacios de negociación como el G20 y la ONU».

Por otro lado, el analista cree que el FMI es «el punto central de la relación entre Argentina y Estados Unidos», pero añade más preguntas. Por ejemplo, el «clima de negocios», y cree que al país del norte «le preocupa que las inversiones en Argentina puedan traer dividendos». También deja claro que «no hay muchas cuestiones de contacto con los Estados Unidos hoy en día. Esto tiene que ver en parte con la falta de interés del gobierno argentino y en parte con el gobierno de los Estados Unidos.

Por último, Negri también analiza el alcance de las tensiones y acusaciones que han surgido en torno a las elecciones. «El grado de polarización ideológica y el hecho de que los actores políticos no estén preparados para aceptar una victoria del oponente son cuestiones sin precedentes. Esta es una mancha en la democracia americana, que ya ha tenido sus problemas». En cuanto a la Argentina, no cree que esto tenga un impacto directo. A diferencia de Brasil, una victoria triunfal podría fortalecer a Jair Bolsonaro y a «la derecha, que desprecia los mecanismos institucionales y alaba esta valiente postura».

Andrés Malamud, investigador principal de la Universidad de Lisboa, cree que «Biden será más amigable que Trump por su estilo personal y su enfoque multilateral. La «amistad», sin embargo, no es garantía de resultados.

El politólogo recuerda los acontecimientos del mes pasado en una gran organización. «De los 20 países latinoamericanos, 16 votaron por los candidatos de Trump en el BID (y la abstención mexicana actuó de hecho como apoyo). Como Argentina fue una de las tres abstenciones sinceras, es uno de los países que puede esperar más de un cambio de gobierno», analiza.

Aunque el apoyo del FMI será crucial para la Argentina, fuera de esta cuestión, el país necesita «que los Estados Unidos eviten imponer demasiadas restricciones a sus relaciones indispensables con China». También podría beneficiarse del debilitamiento del Bolsonaro, siempre y cuando esto no conduzca a la inestabilidad política», añade.

Ignacio Labaqui, analista político, recuerda el vínculo personal entre Trump y Mauricio Macri, señalando que desde la llegada de Fernández «Argentina está más lejos de Washington que antes. Pero los beneficios de un cambio de gobierno serían marginales: América Latina no es una prioridad y la Argentina es aún menos importante».

También señala que una victoria de Biden implicaría algunos cambios, ya que habría «un cambio importante en las personas que dirigen la política exterior». También de esta manera, porque Trump tiene una personalidad a veces errática e impredecible».

Labaqui también cree que el FMI será un tema central. Y «aunque las negociaciones van más allá de las relaciones bilaterales, siempre es mejor cuando Washington está a favor». El politólogo señala otros posibles temas de la agenda, como «la crisis venezolana, que puede tener menos prioridad que la de Trump, pero seguirá siendo un tema. Lo mismo se aplica a la cuestión de los 5G y la relación con China».

Finalmente, el politólogo Julio Burdman califica que la región es de poca importancia para los Estados Unidos. «No estoy tan de acuerdo con la premisa de ‘baja importancia’. La política del Ministerio de Relaciones Exteriores hacia América Latina es una de las más exigentes. El hecho de que tenga intereses geoestratégicos en todo el mundo y de que no formemos parte de su percepción de la amenaza militar no significa que los Estados Unidos no estén aquí. Creo que el equipo de asesores de los demócratas y los latinoamericanos tiene más de una agenda para la región.

Por otra parte, está de acuerdo en que «es probable que Biden trate de reconstruir las relaciones regionales a través de canales institucionales y multilaterales. En este sentido, compara que «la agenda de Trump fue reactiva: BID, Venezuela y China. Biden, por su parte, es el autor de la última etapa de la estrategia de acercamiento de Obama a Cuba. De hecho, fue el «Secretario de Estado para América Latina» de Barack Obama.