Saltar al contenido

Julio: los precios al por mayor subieron un 3,5% y prevén más inflación hacia el final del año

El índice subió por encima del IPC del mismo mes, que fue del 1,9%. El costo de la construcción, mientras tanto, subió un 2,2%.

Julio: los precios al por mayor subieron un 3,5% y prevén más inflación hacia el final del año

Julio: los precios al por mayor subieron un 3,5% y prevén más inflación hacia el final del año

El índice de precios al por mayor aumentó un 3,5% en julio, superando la inflación de los precios al por menor, que según el INDEC fue del 1,9% en el mismo período. Con estos incrementos, los precios al por mayor han acumulado un aumento del 10,2% en lo que va de año. En comparación con el mismo mes del año anterior, el aumento alcanzó el 44,5%.

Desagregado fue el ítem más aumentado «Petróleo y gas», que mostró una desviación ascendente del 12,1%.

«Obviamente, el aumento del rubro de petróleo y gas pesó mucho a nivel internacional, lo que a su vez se debió a la recomposición de los acuerdos dentro de la OPEP, que se habían roto con la lucha Arabia Saudita-Rusia, y por supuesto a la reactivación de la demanda de combustible, que se está produciendo en algunos países, ya que tanto los vuelos como los automóviles se ponen en servicio en el período pospandémico o incluso en medio de la cuarentena», dijo a El Cronista el economista Martin Kalos, director de EPyCAConsult.  «Sigue habiendo una tendencia al alza en la IPIM en los próximos meses, como ha habido en los últimos dos meses, después de haber sido un anclaje muy fuerte en los primeros meses del año. De hecho, la participación de los hidrocarburos en las posiciones correspondientes de la IPIM está aumentando un 5% interanual, mucho menos que el 45% que los mayoristas registran generalmente de forma interanual. Esto significa que si ese 5% aumenta, los mayoristas aumentarán en los próximos meses», añadió.

Kalos añadió, sin embargo, que esto no tiene por qué tener un impacto total en los minoristas. «Depende de diversos factores que conforman la comercialización y de la forma en que esos costos mayoristas afectan a la estructura de costos de cualquier empresa o minorista del sector minorista. De hecho, el IPIM se ha mantenido por encima del IPC en los últimos años y ha habido casos de reubicación, pero en otras ocasiones los costos mayoristas han sido absorbidos eventualmente por otros eslabones de la cadena porque la demanda en este caso fue muy baja debido a la pandemia, pero también por la recesión que se ha acumulado en dos años», dijo.

Mayorista, aumento

Este es el segundo mes consecutivo en el que los precios al por mayor han aumentado más que los precios al por menor. En junio, el aumento fue del 3,67% para los mayoristas, con una inflación del 2,2% para los minoristas. Sin embargo, en mayo los mayoristas sólo aumentaron un 0,4%, mientras que la inflación de los minoristas fue del 1,5%.

Mientras tanto, en abril hubo una deflación directa en el sector mayorista, ya que el índice cayó un 1,3%. Este fenómeno no se había producido desde enero de 2009.

Aunque no se trata de una anticipación mecánica de un aumento de la inflación para el mes de agosto, los datos de las ventas al por mayor y la perspectiva de un aumento son coherentes con otros pronósticos que predicen un sobrecalentamiento. El aumento del 2,5% de la inflación básica en julio es uno de ellos y puede anticipar una trayectoria de aumentos crecientes en el último semestre del año, especialmente a medida que la economía se normalice en los principales centros urbanos.

Como se explica en una nota de El Cronista, la diferencia de 0,6 puntos porcentuales entre el nivel general del mes pasado y la medida central es la mayor brecha desde agosto de 2019, y los analistas dicen que podría ser un indicador de una inflación «más resistente», que, en ese orden, va más allá de la pequeña fluctuación de la inflación regulada y estacional de sólo décimas.

Los factores citados para predecir un aumento de los precios en la última parte del año provienen del lado de la mayor actividad comercial en los polos de población del país si se levanta la restricción, un mayor impacto de la emisión de moneda en la primera mitad del año, el continuo ritmo de depreciación del tipo de cambio, la reactivación de algunas negociaciones de paridad y el inminente aumento de los precios del combustible.

Lorenzo Sigaut Gravina, director de Ecolatina, esperaba que «la inflación apenas baje del 2% mensual durante el resto del año». El alcance de la aceleración dependerá de las negociaciones de paridad paralizadas durante la cuarentena, del grado en que se descongelen algunos precios regulados, como los de los servicios de prepago, los servicios telefónicos y los combustibles, así como de la evolución de los tipos de cambio y/o las restricciones en el mercado oficial. En particular, esperamos que la inflación alcance una tasa más alta en el último trimestre del año debido al levantamiento de la cuarentena y la reanudación de las negociaciones sobre la paridad.

Guido Lorenzo de la consultora LCG dijo que el segmento mayorista podría recalentarse debido a un aumento de la demanda, «a pesar de un tipo de cambio oficial bastante estable». Lorenzo dijo a El Cronista que es importante asegurarse de que los precios al por mayor validen un tipo de cambio más alto, aunque todavía no se pueda trasladar a los consumidores. Esto dependerá del comportamiento de la demanda en agosto, pero en este caso sería un anticipo de una mayor inflación en el futuro, aunque no sabemos cuándo.

Exactamente, un informe de LCG publicado hoy señala que «aunque la inflación anual acumulada al por mayor está muy por debajo del récord para el mismo período en 2019 (10,2% vs. 21%), la diferencia se explica principalmente por el mantenimiento del tipo de cambio ‘anclado’, que afecta al componente importado del índice (7% del total), así como a la caída de la demanda causada por el ASPO y a la caída de los precios internacionales del petróleo que provocó la pandemia en los primeros meses del año.

Según el INCEC, la variación de los precios al por mayor en julio se explica por el aumento del 3,5% de los «Productos Nacionales» y el 3,8% de los «Productos Importados».

Por otro lado, el nivel general del índice básico de precios al por mayor interno (IPIB) mostró un aumento del 3,9% en el mismo período. En este caso la diferencia se explica por el aumento del 3,9% de los «Productos Nacionales» y del 3,8% de los «Productos Importados».

El nivel general del Índice de Precios de la Base de Producción (IPP) también aumentó un 4,0% en el mismo período, debido a los aumentos del 6,7% para los «productos primarios» y del 2,9% para los «productos industriales y la electricidad».

Construcción

INDEC también anunció hoy los resultados de su nivel general del Índice de Costo de Construcción (ICC) en el área del Gran Buenos Aires, que muestra un aumento del 2,2% en julio en comparación con las cifras del pasado junio. «Este resultado es el resultado de un aumento del 5,0% en el capítulo de ‘Materiales’, un aumento del 1,9% en el capítulo de ‘Gastos Generales’ y la retención prácticamente sin cambios del capítulo de ‘Trabajo'», dijo la agencia de estadísticas.

«La estabilidad de los precios del trabajo se debe a que estos trabajadores permanecieron prácticamente inmóviles mientras se realizaba la encuesta en la CABA y en 24 distritos del área metropolitana de Buenos Aires, que siguen siendo muy afectados por el confinamiento forzoso», dijo LCG.