Saltar al contenido

Juntos por el Cambio criticó la nueva abrazadera, aunque los radicales salieron más fuertes que los Pro

Dentro de la coalición de la oposición, la UCR y la Coalición Cívica no dudaron en atacar las nuevas restricciones de intercambio. Sin embargo, desde el Pro, varios de los líderes más importantes permanecieron en silencio.

Juntos por el Cambio criticó la nueva abrazadera, aunque los radicales salieron más fuertes que los Pro

Juntos por el Cambio criticó la nueva abrazadera, aunque los radicales salieron más fuertes que los Pro

Las nuevas restricciones impuestas por el banco central a la compra de divisas fueron criticadas por Juntos por el Cambio, el principal partido de la oposición. Sin embargo, tanto la UCR como la Coalición Cívica fueron muy críticos. Sin embargo, dentro de la Pro, varios de los líderes clave optaron por el silencio. Esto se debe a que la trampa de los 200 dólares fue puesta precisamente durante el gobierno de Mauricio Macri.

El presidente radical Alfredo Cornejo, por ejemplo, argumentó que «la nueva trampa es la misma vieja receta que fracasó con Cristina Fernández y Axel Kicillof». Añadió que es una política «inconsistente» que traerá los peores resultados para el país.

Mario Negri, jefe del Interbloque Juntos por el Cambio en Diputados, recordó que el Ministro de Economía Martín Guzmán había previsto que no cerraría, sino que trabajaría por la normalización del mercado de divisas. «Dos días más tarde anunciaron un endurecimiento de la tensión. El plan parece ser una improvisación», añadió el diputado de Córdoba. En esta línea, añadió que el proyecto de presupuesto presentado por el gobierno prevé una cantidad de 102 pesos hasta diciembre de 2021. «Dos horas más tarde tomó la decisión de aumentarlo a 130 pesos», dijo Negri.

Tras los anuncios del gobierno, la diputada radical Josefina Mendoza escribió anoche en su cuenta de Twitter: «Escribes dólares de solidaridad, dices devaluación». Hoy, en un diálogo con El Cronista, añadió que esto era parte de la falta de un plan por parte del ejecutivo. «Dijeron que no se estaban devaluando, que se estaban devaluando. No hay horizonte, no hay certezas».

Sobre este tema continuó: «Hay una generación que preferiría dejar nuestro país. Esto es inaceptable para un país que necesita sus mejores profesionales y recursos para la reconstrucción. La responsabilidad del gobierno es hacerlo con hechos, no con palabras».

Mientras tanto, Maximiliano Ferraro, líder de la Coalición de Ciudadanos, dijo que esto era «una nueva trampa en la trampa». No se trata de solidaridad, sino de una nueva devaluación que nos afecta a todos. Hace unos días, pagaron todas las deudas con un plazo de 3 años y de un plumazo pusieron al sector privado en mora».

Maricel Etchecoin, diputado provincial de esta sala y miembro de la mesa nacional de Juntos por el Cambio, analizó que la medida «tiene graves consecuencias para la clase media, que no compra dólares para especular, es simplemente la única forma de preservar sus ahorros, que hoy tendrán un 35% más de impuestos y retenciones». También recordó que «nos dijeron al principio de la administración que no creían que debíamos tener un plan. Tal vez sea hora de que empiecen a creer en ello, porque están cometiendo los mismos errores que en el pasado».

Dentro de la Pro, Luciano Laspina fue uno de los pocos asesores económicos que llegó a la encrucijada. El vicepresidente de la Comisión de Presupuesto y Finanzas de los diputados consideró que el mecanismo establecido por el banco central «es el mismo que Venezuela ha estado utilizando durante años». Prohibir la venta de bonos en dólares contra pesos, para que el gobierno sea el único oferente. Ellos deciden a quién, cuánto y a qué precio venden los dólares financieros y así se financian a sí mismos.

Cristian Ritondo, quien preside el pro-bloqueo en esta cámara, también evaluó la decisión. En un diálogo con El Cronista, analizó que el problema actual del dólar es incluso «sin que la gente pueda viajar y sin que haya préstamos en dólares para las empresas».

En este contexto, recordó que «como oposición, acompañamos al ministro Guzmán en la renegociación de la deuda y le dimos la ley que necesitaba para que Argentina no tuviera que incumplir. Pero hoy se nos dice que nos enfrentamos a la insolvencia privada. Me pregunto a qué época estamos volviendo.