Saltar al contenido

La OMC llamó la atención del gobierno sobre los nuevos obstáculos a la importación

En el último informe sobre las medidas adoptadas para el comercio se advierte que la Argentina impuso medidas restrictivas a la entrada del extranjero que afectan a un volumen de mercancías valorado en 65.000 millones de dólares.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) llamó la atención del gobierno argentino en su último informe de seguimiento de las medidas adoptadas por las economías del G20 para el intercambio de bienes y servicios, identificando varias medidas que obstaculizan el flujo de bienes en el contexto de la creciente incertidumbre y el surgimiento de barreras a nivel mundial como resultado de la pandemia de coronavirus.

El organismo multilateral encargado de velar por el cumplimiento de los Pactos de Comercio Internacional informó de un número creciente de medidas restrictivas a la importación introducidas por el grupo de las 20 economías más grandes, incluida la Argentina, a pesar de su escasa participación en las cadenas mundiales.

Entre octubre y mayo, el volumen de las medidas comerciales restrictivas que afectan a las importaciones se estimó en 417.500 millones de pesos, o alrededor del 2,8% del valor de las importaciones de bienes comercializados por los países del G-20. De esta cantidad, más del 80% se explica por las barreras erigidas por tres países: Estados Unidos e India, que absorben el 13,6% y el 2,5% del mercado mundial de bienes, respectivamente, y Argentina, que sólo representa el 0,3%.

Según el informe, el aumento de medio punto en la tasa estadística (del 2,5% al 3%) introducido por la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva aprobada en diciembre pasado afectó a un volumen total de bienes por valor de 65.000 millones de pesos, lo que equivale a un año completo de importaciones por parte de los distintos agentes económicos.

Los datos son aún más valiosos si se considera que la agencia interpreta el aumento de los impuestos como un «obstáculo» y que el nivel de comercio afectado por las regulaciones del gobierno de Alberto Fernández representa el 15,7% del total de nuevas barreras comerciales introducidas para el comercio de bienes no relacionados con la pandemia de Covid 19 en sólo seis meses.

En respuesta a la consulta de este periódico, las fuentes oficiales se limitaron a comentar que los aumentos de tarifas eran sólo temporales y estaban vinculados a la situación de emergencia no matrimonial (económica, fiscal, financiera, administrativa, de seguridad social, tarifaria, energética, sanitaria y de servicios sociales) aprobada por el Congreso.

Otros cambios observados

La OMC también señaló que el universo de perturbaciones del comercio introducido por los Estados Unidos, la India y la Argentina, principalmente a través de aumentos de impuestos, prohibiciones de importación o el endurecimiento de los reglamentos aduaneros, es el tercer récord más alto desde mayo de 2012, y afecta a más del 10% de los 1.600 millones de pesos de importaciones del mundo.

En otra asignación, el informe del organismo con sede en Ginebra también dedica una mención especial a la política de control del mercado de divisas y a la imposición del 30% de diversas transacciones, incluida la compra de dólares, introducida desde el 23 de diciembre, y destaca otros cuatro procedimientos que se han introducido: el aumento de las retenciones de hasta el 33% sobre la soja y otros productos primarios o de origen agrícola; la prórroga automática del período de 30 días para la declaración jurada de las ventas en el extranjero y la declaración de los valores de referencia de las exportaciones.

Lo anterior refleja el estado del comercio internacional en Argentina hasta mediados de mayo, pero desde entonces se han introducido nuevas regulaciones que han dificultado la tarea de los contadores y agentes de aduana.

El jueves pasado, el Banco Central anunció una flexibilización de la trampa de las importaciones, permitiendo el pago de las importaciones en el punto de origen y liberando el acceso al mercado oficial de los cambios para pagar el suministro de medicamentos críticos, la compra de kits para la detección de los Coronavirus y los insumos para la producción local de medicamentos.