Saltar al contenido

Las tensiones en la competencia por el aviso de mañana de la competencia

Mientras que el jefe de gobierno de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, temen el contagio, otros líderes del Partido Progresista han dicho que participarán.  Quiénes son.

Las tensiones en la competencia por el aviso de mañana de la competencia

Las tensiones en la competencia por el aviso de mañana de la competencia

«17A, por la república y la libertad», «no seremos silenciados» son algunos de los lemas de la marcha de la oposición, que fue convocada para mañana a las 4 pm. Las críticas a la protesta vinieron del gobierno por la posible propagación del virus. En la oposición, en cambio, algunos la desalientan y otros la apoyan más, aumentando así las diferencias internas.

Entre los que han advertido que participarán en la marcha están el Presidente de la Pro, Patricia Bullrich, el Senador Nacional, Esteban Bullrich y el Diputado Nacional Fernando Iglesias. Se aseguraron de señalar que no eran los promotores de la marcha, sino que se llevó a cabo espontáneamente «en las redes».

También se aseguraron de señalar que participaban a título personal y que no era una cuestión de partido. En otras palabras, reclamaron los lemas de la marcha para sí mismos, pero se protegieron de posibles problemas. Incluso insisten en el uso de una barbijo, en el respeto de la distancia entre las personas y en que los que pueden ir en coche a la marcha deben hacerlo.

Esta es la cuarta marcha contra el gobierno desde el comienzo de la pandemia. En las anteriores no se respetaron especialmente estas medidas de cuidado.

La persona que también participó en la manifestación es la ex diputada Elisa Carrió. Regresó de su retiro temporal de la política y en una entrevista con La Nación pidió «reflexionar sobre la defensa de la Constitución, la verdad y la justicia, que son las únicas cosas que pueden asegurarnos una vida en común».

El líder de la UCR Alfredo Cornejo está en Mendoza y no ha convocado una marcha. Desde su entorno, también afirman que «toda persona tiene derecho a expresarse y manifestarse, pero con el cuidado necesario». En otras palabras, se posicionan en una posición intermedia entre los promotores que participarán y los que desalentarán la marcha.

Estos últimos, los que están en contra de la manifestación en este contexto, son precisamente los que tienen la responsabilidad gubernamental. Los principales líderes son Horacio Rodríguez Larreta y Gerardo Morales.

El jefe de gobierno de Buenos Aires dejó claro el sábado que «no hay ningún tipo de convocatoria de fiesta. No hay afiliación partidaria», dijo desde la manifestación. Es evidente que en medio de una pandemia, podría ser un posible brote de infección en una ciudad que ha estado luchando con el virus durante más de cinco meses.

El Ministro de Salud de Buenos Aires, Fernán Quirós, fue en efecto más insistente. «No participaré ni seré parte de la marcha del 17 de agosto. Los que lo hagan deben garantizar el uso correcto de los protectores bucales y la distancia. Debemos respetar los esfuerzos que todos estamos haciendo para evitar la infección», dijo.

En el caso de Morales, la situación le llegó incluso personalmente, ya que dio positivo en Covid-19. «No quiero ser hipócrita, no estoy de acuerdo con las marchas que a veces hace la oposición aquí en Jujuy. No quiero ser hipócrita, no estoy de acuerdo con las marchas que a veces organiza la oposición aquí en Jujuy.

Mientras tanto, el gobierno cuestionó fuertemente el llamado. El propio Alberto Fernández describió a los que protestarán como «una intensa minoría, una especie de terraplanista». El presidente añadió que era «una invitación a la infección». Ahí están los anticuarios, algunos están muertos y otros enfermos porque fueron a esas marchas.