Saltar al contenido

Las ventas al por menor cayeron un 14,9% en octubre

Según el CAME, la disminución estuvo influida por la incertidumbre generada por la subida del dólar blue y las expectativas de un escenario de devaluación y alta inflación.

Las ventas al por menor cayeron un 14,9% en octubre

Las ventas al por menor cayeron un 14,9% en octubre

Las ventas en tiendas minoristas registraron una disminución del 14,9% en octubre con respecto al mismo mes de 2019, según la medición de las cantidades de productos vendidos tanto en línea como en tiendas físicas, informó hoy la Confederación Argentina de Medianas Empresas (CAME).

El resultado de octubre marcó una disminución de más de 4 puntos porcentuales en comparación con septiembre, cuando la comparación interanual mostró un descenso del 10,1%, explicado principalmente por la comparación con las ventas del Día de la Madre de 2019, cuando las operaciones realizadas por las tiendas fueron mucho mayores.

En octubre, todos los artículos reportados disminuyeron, incluyendo las farmacias, que registraron un descenso anual del 3,6%, y los alimentos y bebidas, que cayeron un 4,3%, en parte debido a la disminución de las ventas en las tiendas de comestibles, panaderías, quioscos y bebidas en general. CAME dijo en un comunicado que «además de los problemas de ingresos, empleo y deuda familiar (en octubre), la incertidumbre creada por la subida del dólar blue y la expectativa de un escenario de devaluación y alta inflación han influido en el descenso.

En octubre, la unidad de PYMES advirtió que «un sector que no se está recuperando y que tiene una de las mayores disminuciones en las tasas promedio de fluctuación es el del calzado y los artículos de cuero, que cayeron un 35,9% anual»; sin embargo, la mayor disminución anual se registró en la joyería, los relojes y la bisutería, con una caída de las ventas del 36,1%. En el rubro de las prendas de vestir, las ventas cayeron un 23,8% anual, debido a la incertidumbre y a la falta de bienes de protección de los proveedores que, temerosos de vender a bajo precio y no poder reemplazar las prendas, se vieron atrapados en medio de la fuerte presión que se sintió en el mercado del trueque a lo largo del mes.CAME señaló que «hubo un pico de operaciones en el Día de la Madre» y las ventas fueron entonces «planificadas».