Saltar al contenido

Moratoria para todos: puntos clave y un «premio» al cumplimiento en el proyecto que se está debatiendo

Además, la Cámara Baja debatirá un proyecto de ley para declarar la emergencia en los procesos de quiebra preventiva y declaración de quiebra en curso.

Moratoria para todos: puntos clave y un

Moratoria para todos: puntos clave y un "premio" al cumplimiento en el proyecto que se está debatiendo

Día atípico en la Cámara de Diputados. Aunque es viernes, y después de la detallada sesión de ayer en la que el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, presentó su informe de gestión hasta alrededor de las 11 de la noche, el gobierno se dispone a imponer esta tarde media sanción por la «moratoria para todos». Este es el reglamento que, además de un «precio» para los que lo cumplan, incluirá también las deudas que venzan el 30 de junio. Además, también permite que las empresas que han quebrado se unan, lo que fue rechazado por la oposición. Ayer por la tarde se puso en el orden del día un proyecto de ley para declarar la emergencia en los procesos de quiebra preventiva y la declaración de quiebra en curso.

En medio de la recesión económica, el ejecutivo promovió una iniciativa que incluye las deudas de todos los contribuyentes, tanto legales como humanas, que vencen el 30 de junio.

Además, el reglamento permite la adhesión hasta el 31 de octubre de este año. Mientras tanto, se especifica que el primer plazo vence el 16 de noviembre y, según el tamaño de la empresa y las personas que se incorporen, podrán pagar sus deudas en hasta 96 o 120 plazos por obligaciones fiscales y aduaneras.

El texto también aclara que los plazos son de hasta 48 o 60 cuotas para las obligaciones correspondientes a los fondos de la seguridad social.

Premio

para los que tienen

Durante el debate en el comité, el gobierno aceptó una serie de enmiendas al texto redactado por el ejecutivo, que amplía la moratoria sancionada en diciembre. Uno de ellos tiene que ver con la inserción de un «premio» para todos los contribuyentes que han pagado sus impuestos. Aunque el precio incluido no corresponde a lo que había sido exigido por el Consenso Federal y Juntos por el Cambio, se acerca mucho a la propuesta de los diputados radicales con Víctor Hugo Romero a la cabeza.

Por un lado, la ventaja para los sujetos que se han acogido al régimen simplificado para pequeños contribuyentes es la exención del componente fiscal según el nivel de cuotas establecido para cada categoría:

  • categorías A y B: 6 cuotas mensuales y consecutivas.
  • categorías C y D: 5 cuotas mensuales y sucesivas.
  • categorías E y F: 4 pagos mensuales sucesivos.
  • categorías G y H: 3 pagos mensuales sucesivos.
  • categorías I, J y K: 2 pagos mensuales sucesivos.

A este respecto, el límite de la prestación no podrá exceder en ningún caso de 17.500 pesos.

En el caso de los ingresos humanos, la deducción especial se incrementa en un 50%. Debe aclararse que este beneficio no se aplica a las personas que ocupan cargos públicos o en estado de dependencia, ni a las pensiones, rentas, prestaciones de jubilación o subsidios, siempre que sean «derivados de trabajos personales y siempre que hayan estado sujetos al pago de impuestos y tasas por parte de los directores de las cooperativas».

Mientras tanto, las micro y pequeñas empresas pueden elegir entre depreciarse del período fiscal en el que el activo calificó, de acuerdo con las normas generales de la Ley del Impuesto sobre la Renta o de acuerdo con la siguiente regulación:

  • Para inversiones en bienes muebles amortizables adquiridos, desarrollados o fabricados: en al menos dos plazos anuales, iguales y consecutivos.
  • Para inversiones en bienes muebles depreciables importados: en al menos tres plazos anuales iguales y sucesivos.
  • Para inversiones en obras de infraestructura: en al menos tres cuotas anuales iguales y consecutivas, teniendo en cuenta sus vidas útiles reducidas al cincuenta por ciento (50%) de sus vidas útiles estimadas.

Esta ventaja de la depreciación se aplica sólo a las inversiones realizadas hasta el 31 de diciembre de 2021.

Ambos beneficios deben aplicarse en las declaraciones juradas correspondientes a los ejercicios financieros que terminen después del 30 de diciembre de 2020. En ninguna circunstancia la deducción prevista podrá dar lugar a la generación de saldos acreedores ni ser arrastrada a ejercicios futuros. Tampoco son acumulativos y deben ser reclamados si es necesario.

Hecho a medida

La enmienda, que no aceptó la inclusión del Frente de Todos en la ley, tiene que ver con la posibilidad de que las empresas declaradas insolventes puedan observar la moratoria. Para el Bloque de Consenso Federal, este es un punto «inimaginable», como dijo el congresista Jorge Sarghini durante el debate en comisión, ya que hay quiebras «fraudulentas».

Juntos por el Cambio, por su parte, habló de un traje a medida para Oil Comubistibles, una empresa propiedad de Cristóbal López.

Para el gobierno, este punto, «nunca en la historia de las moratorias argentinas ha habido tal injusticia», como asegura el diputado Luciano Laspina, no es más que una «ley de amnistía para los quemadores de aceite».

«La bancarrota de Combustibles Petrolíferos tiene activos de 100 millones de dólares, que deben ser divididos entre los acreedores. Un plan de pago a 10 años no sólo pospone innecesariamente el cobro por parte de la AFIP (que representa el 90% de la deuda total de la quiebra), sino que es una verdadera afrenta para quienes siguieron cumpliendo sus obligaciones o tuvieron que dejar de hacerlo debido a la dureza del contexto», argumentó Together for Change en un comunicado sobre el tema.

Emergencia

En medio de la presentación de Cafiero anoche, se anunció la convocatoria de la reunión programada para esta tarde. Omitió la prórroga del presupuesto de 2020, que ya había sido acordada y que hoy se esperaba que tuviera lugar.

En su lugar, se puso en el orden del día un proyecto de ley para declarar una emergencia en los procesos de licitación preventiva y la declaración de quiebra en curso. La emergencia permanecerá en vigor hasta el 31 de diciembre de este año.

Antes de la reunión, se reunió la Comisión de Justicia a la que se había enviado el proyecto de ley. Sin embargo, después de que la oposición considerara que el texto debía ser tratado por la Comisión Legislativa General, de conformidad con las disposiciones de la Cámara de los Comunes, el gobierno, junto con los principales bloques de la oposición, presentó un texto acordado, que debe ser aprobado por dos tercios de los diputados para ser presentado al Senado.