Saltar al contenido

Neuquén no paga intereses por un bono en dólares y presiona por su canje de deuda

"La provincia se enfrenta a desafíos económicos sin precedentes", dijo el gobierno de Neuquén en un comunicado a la Bolsa de Valores. Ahora tiene un período de gracia de 30 días para evitar el incumplimiento, mientras sigue buscando un acuerdo con los acreedores.

Neuquén no paga intereses por un bono en dólares y presiona por su canje de deuda

Neuquén no paga intereses por un bono en dólares y presiona por su canje de deuda

Neuquén anunció que no pagará los 13,7 millones de pesos de intereses del Tideneu 2025 -un bono del 7,5% de dólares- que vencía este martes y ahora tiene 30 días para llegar a un acuerdo con los acreedores que está negociando y evitar el incumplimiento.

El gobierno de Neuquén destaca que la decisión se tomó en el marco de los diálogos que se vienen desarrollando desde agosto para convencer a los acreedores de la provincia de aceptar la oferta de reestructuración, que expira este viernes. «Es parte de las negociaciones», dicen.

La segunda y hasta ahora última oferta no convenció al grupo ad hoc, que está concentrando el 38% del Ticade, bonos con garantía de regalías de hidrocarburos a un ritmo del 8,625% anual, que debería llegar al 7% en la fecha de vencimiento, con una reducción más fuerte en los primeros años. La propuesta mejoró los tipos de interés, aumentó la cantidad a pagar en efectivo y ajustó las regalías asignadas. Aunque no hay acuerdo, dicen desde el gobierno, el diálogo sigue abierto.

«La provincia se enfrenta a retos económicos sin precedentes. La contracción de la economía argentina durante casi 30 meses ha tenido un impacto directo en la economía de la provincia, provocando una grave caída de los ingresos fiscales a nivel federal y provincial», explica el comunicado, que fue enviado a la Bolsa de Valores y firmado por el Ministro de Economía de Neuquén, Guillemo Pons.

El texto deja claro que la fecha de aceptación de la oferta de reestructuración permanece inalterada. Por lo tanto, el gobierno cuenta con presionar a los poseedores de bonos para que se atengan a la propuesta el viernes.

La declaración firmada por Pons señala el impacto económico de la cuarentena de coronavirus y la caída de los precios internacionales del petróleo que, a su juicio, prácticamente paralizó la economía de Neuquén y redujo los ingresos de las arcas provinciales debido tanto a la reducción de la actividad como a la disminución de los derechos de licencia de hidrocarburos. Y esto a pesar de la necesidad de «hacer gastos adicionales para hacer frente a la situación de emergencia» generada por el COVID-19.

«Todos los factores mencionados limitan la capacidad de la provincia para cumplir sus obligaciones con los titulares de sus compromisos financieros expresados en dólares», reitera el texto.

El ministro destacó que se están llevando a cabo conversaciones con algunos tenedores de bonos, que «se centran en la reducción que la provincia necesita para hacer sostenible la carga de su deuda». Y que «la Provincia tiene la intención de seguir manteniendo intercambios constructivos con los titulares de los bonos Tideneu y espera identificar las importantes contribuciones que pueden hacer los acreedores externos para crear condiciones que ayuden a equilibrar las finanzas públicas, permitan a la Provincia cumplir sus obligaciones contractuales y le proporcionen una nueva plataforma de crecimiento en el período pospandémico».