Saltar al contenido

Por qué el pasante de la UCR de Buenos Aires es clave para el futuro de Juntos por el Cambio

El 11 de octubre, el examen interno del partido tendrá lugar en la provincia de Buenos Aires, si la situación epidemiológica lo permite. ¿Quién está corriendo y qué está en juego

Por qué el pasante de la UCR de Buenos Aires es clave para el futuro de Juntos por el Cambio

Por qué el pasante de la UCR de Buenos Aires es clave para el futuro de Juntos por el Cambio

La Unión Cívica Radical, por sus normas internas y mecanismos de elección de autoridades, es históricamente el partido más institucionalizado de la Argentina. En medio de la actual pandemia de coronavirus, no parece querer perder su forma. Esta semana, en una sesión plenaria celebrada por teleconferencia, se confirmó la fecha de la elección para el 11 de octubre.

Algunos de los participantes querían posponer las elecciones hasta noviembre, cuando se espera que la situación epidemiológica mejore. Sin embargo, por 14 votos a favor y 9 en contra, se determinó mantener la fecha del 11 de octubre. También podría posponerse si la situación sanitaria se deteriora.

Los dos candidatos a la dirección de la UCR en la provincia de Buenos Aires son Maximiliano Abad y Gustavo Posse. El primero es el presidente del bloque Juntos por el Cambio de la Cámara de Diputados de Buenos Aires y el segundo es el intendente de San Isidro.

Abad es el que tiene más apoyo político hasta ahora. En primer lugar, pertenece al mismo sector que Daniel Salvador, que actualmente está en el cargo y fue vicegobernador de la provincia. Asimismo, durante estos años Abad ha construido una buena relación con María Eugenia Vidal, que de todos modos no puede hablar porque no es miembro del partido.

Abad también recibió el apoyo de Mario Negri y Luis Naidenoff, los líderes radicales en las cámaras de diputados y en el Senado. La mayoría de los intendentes y legisladores están haciendo cola por él. Incluso Ernesto Sanz, el fundador de Cambiemos, que empezó a aparecer en público de nuevo la semana pasada, también es un partidario.

Posse, que es intendente desde 1999, es apoyado por sectores del radicalismo menos cercanos a los Juntos por el Cambio, como Juan Manuel Casella o Federico Storani. También cuenta con el apoyo de Evolution, el grupo que responde a Martin Lousteau, que se unió al partido en 2017.

De igual manera, Posse no propone disolver la coalición, sino «elevar el radicalismo de Buenos Aires para que se convierta en un socio pleno de Juntos por el Cambio», dijo a Télam. Añadió que quiere que la UCR esté en igualdad de condiciones con las coaliciones pro- y ciudadanas, «lo cual no es el caso hoy en día».

De alguna manera este sector acusa al radicalismo de Buenos Aires, liderado por Salvador al frente de la administración pro- y vidal de La Plata, de ser demasiado fuerte.

Abad, por su parte, está convencido de sus posibilidades y declaró que está «acompañado por la mayoría de los intendentes, todos los legisladores nacionales, las provincias, las Juventudes Radicales, la mayoría de los ayuntamientos y los presidentes de los distritos individuales».

No se trata sólo del liderazgo de la UCR de Buenos Aires, sino también de otros cargos relevantes: Delegados en el Comité Nacional, en los congresos nacionales, delegados en el Comité Provincial y en los congresos provinciales. Las convenciones nacionales son, por ejemplo, los representantes de la provincia que luego participan en la Convención Nacional donde se toman las decisiones más importantes. Por ejemplo, la Convención de 2015 decidió fundar Cambiemos y en 2019 se decidió continuar por este camino.