Saltar al contenido

Presupuesto 2021: menos emisión monetaria, fin del PTA y cambios en los aranceles

Dentro del plan que se esperaba que llegara al Congreso anoche, también destaca la desaparición del IFE. Impulsarán las exportaciones y el sector de la construcción, capaz de generar mano de obra

Presupuesto 2021: menos emisión monetaria, fin del PTA y cambios en los aranceles

Presupuesto 2021: menos emisión monetaria, fin del PTA y cambios en los aranceles

Más allá de las predicciones del Gobierno sobre el comportamiento de las principales variables económicas para 2021, el proyecto de presupuesto esperado en el Congreso anoche también revela algunos aspectos interesantes.

tiene como uno de sus ejes más interesantes la búsqueda de que el estado deje de financiarse con recursos del banco central como lo hace hoy en día.

no espera que esto suceda de la noche a la mañana, sino que quiere que suceda gradualmente.

Como declaró ayer el Ministro de Economía, Martín Guzmán, el objetivo que se ha fijado ahora en el presupuesto es que gran parte de la financiación se realice mediante la emisión de deuda pública en pesos y no ya en dólares en el extranjero, como esperaba cuando se firmó oficialmente el acuerdo con los tenedores de bonos.

«Argentina necesita reservas sólidas, al igual que la situación del tipo de cambio», dijo Guzmán ayer.

Sin embargo, el proyecto oficial prevé que sólo el 40% de la cantidad total destinada al déficit presupuestario (un total de 1.700 millones de pesos, el 4,5% del PIB) será cubierto por esta deuda en moneda local. El 60% restante vendrá a través de la emisión de dinero.

Aunque este porcentaje seguirá siendo alto, disminuirá del poco más del 70% que representa actualmente la financiación que llega a través del banco central.

«Estamos pasando a un esquema de transición. Queremos hacerlo a una velocidad constante para no caer. Esto es algo que cambiará con el tiempo», dijo Guzmán.

Otro aspecto interesante es que, según las estimaciones oficiales, la situación de pandemia habrá terminado para 2021, por lo que el apoyo del gobierno tanto a las empresas como a las personas en una situación económica delicada ya no será en principio necesario.

Estrictamente hablando, esto tiene que ver con el hecho de que en el presupuesto del próximo año han desaparecido tanto el ATP (apoyo a las empresas para el pago de salarios) como el IFE (subsidio a las personas).

«De esta manera habrá fondos que podrán ser utilizados para cubrir otros artículos», subrayó el Ministro de Economía.

Esta perspectiva está sin embargo marcada con un asterisco. Guzmán explicó que se prevé que se pueda aplicar un plan de contingencia en caso de que la situación de pandemia no haya terminado finalmente.

Los honorarios son otro aspecto a incluir en el presupuesto de 2021.

Hay dos variables aquí El primero entrará en un plan de actualización inflacionaria, es decir, acompañará a los precios, aunque la idea de subvencionar las tasas no aparece en los planes oficiales.

El otro aspecto a considerar aquí es que se dispondrá de tarifas especiales para aquellos hogares que no puedan pagar ciertas cantidades o que no puedan permitirse los aumentos disponibles.

Siguiendo con lo que dijo Guzmán al explicar los lineamientos generales del presupuesto, algunos de los temas que se plantean en este proyecto tienen que ver con la búsqueda de «un Estado con un papel activo para reactivar la economía con una política pública».

En vista de la importancia que se dará al sector industrial, también dijo que se centrará la atención en la veta de exportación de las empresas, de modo que tratarán de aumentar la capacidad de producción.

Esto tiene que ver con la necesidad del gobierno de capturar la mayor cantidad de dólares posible para aumentar el nivel de reservas.

En cuanto a la creación de empleo, el proyecto de presupuesto oficial tratará de dar más espacio al segmento de la infraestructura productiva y la vivienda, que según Guzmán es «el motor del auge». En este sentido, una de las apuestas más importantes es que este segmento de actividad será uno de los que pueda impulsar con más fuerza tanto la economía como la creación de empleo.