Saltar al contenido

Presupuesto 2021: pagar la deuda a las compañías petroleras por 29.514 millones de pesos por la devaluación de 2018

Por lo menos eso es lo que está previsto en la Ley de Presupuesto que comenzó a ser discutida en el Congreso. El Estado pagará esa cantidad por el salto del tipo de cambio entre abril y septiembre de ese año y cierra una diferencia interna para liberar los fondos de firmas del sector.

Presupuesto 2021: pagar la deuda a las compañías petroleras por 29.514 millones de pesos por la devaluación de 2018

Presupuesto 2021: pagar la deuda a las compañías petroleras por 29.514 millones de pesos por la devaluación de 2018

El Tesoro emitirá una deuda pública de 29.514,3 millones de pesos para pagar a las compañías petroleras las diferencias diarias acumuladas (ADI) entre abril y septiembre de 2018 debido a la devaluación del peso.

Durante este semestre, el tipo de cambio pasó de 20 a 42 pesos, y días después el gobierno se hizo cargo de esta deuda en 30 cuotas para no tener que transferirla a las tarifas de gas.

La autorización de este pago se desprende del artículo 92 del presupuesto de 2021, que fue discutido ayer y hoy en la Cámara de Diputados.

De esta manera, el gobierno resuelve un desacuerdo interno sobre la reactivación de la producción de gas tras varias reuniones que el presidente Alberto Fernández mantuvo con Paolo Rocca y Marcos Bulgheroni de Techint y Pan American Energy (PAE), dos de las principales empresas petroleras de Argentina y acreedores de esta deuda. También es un alivio para el YPF, que tiene que recaudar más de 7 mil millones de pesos.

Hace meses, el auditor del ente regulador nacional del gas (Enargas), Federico Bernal, suspendió el pago de esta deuda con una denuncia al ex ministro de energía Juan José Aranguren, argumentando que el precio del gas utilizado este semestre no había surgido de un proceso de licitación transparente cuando la emergencia económica terminó en 2017.

Más tarde, el Senado se opuso al artículo 7 del Decreto 1053/2018, que reconocía la culpa que los distribuidores tenían con los productores.

Para Bernal, fue la nacionalización de una deuda privada. Como los distribuidores son neutrales en la transmisión del precio del gas (no ganan ni pierden dinero, sino que lo transmiten a los usuarios), el gobierno terminará por compensar la diferencia emitiendo deuda para pagar a las compañías petroleras y, a cambio, acelerará sus inversiones con el nuevo plan del gas.

En este sentido, el artículo 89 del presupuesto de 2021 otorga a los productores una garantía fiscal en caso de que el Estado no pueda pagar a tiempo y proporcionar los incentivos del nuevo plan de gas.

Establece «la compensación y la emisión de certificados de crédito fiscal como garantía de la cancelación de las deudas tributarias con la Administración Federal de Finanzas (AFIP)» a favor de las empresas petroleras, para ser utilizados en caso de mora.

Fuera del sector petrolero, otras cuestiones del sector energético incluidas en el presupuesto se refieren a la energía eléctrica.

Por un lado, el artículo 59 del presupuesto también autoriza la importación de gasóleo libre de impuestos para su uso en centrales térmicas en caso de escasez de gas natural durante los picos de consumo (generalmente en invierno).

Además, el artículo 87 propone un arreglo especial para la liquidación de las deudas de las compañías de electricidad con la Compañía de Gestión del Mercado Mayorista de Electricidad (Cammesa) que excedían los 100.000 millones de pesos a finales de septiembre, con préstamos y un calendario de pagos.