Saltar al contenido

Presupuesto 2021: uno de cada diez pesos se destinará a la inversión en obras públicas

El proyecto enviado por Cafiero y Guzmán al Congreso prevé gastar más de 842.600 millones de pesos en un plan de inversión plurianual. El transporte por carretera, la salud, el medio ambiente y las obras de vivienda representarán más de la mitad del gasto.

Presupuesto 2021: uno de cada diez pesos se destinará a la inversión en obras públicas

Presupuesto 2021: uno de cada diez pesos se destinará a la inversión en obras públicas

Si el Congreso lo aprueba, en 2021 el estado nación gastará el 10% de su presupuesto en un ambicioso plan de infraestructura para crear un efecto de contagio en el mercado a través de inyecciones de efectivo en una sesión plenaria, invirtiendo la trayectoria contractiva de la economía, asumiendo el riesgo de un aumento del déficit presupuestario.

Según el proyecto, que llegó al Congreso el martes 15 de marzo entre los grifos y la medianoche, la administración pública espera que el gasto de capital alcance los 842.642 millones de pesos, casi una décima parte de los 8.300 millones de pesos que el ejecutivo pide para gobernar en 2021. Esta proporción es del 12% en comparación con los ingresos fiscales previstos de 6.900 millones de pesos, lo que eleva el déficit primario a 1.400 millones de pesos.

En las hojas adjuntas de la previsión de gastos y recursos, el gabinete de Alberto Fernández prevé «una fuerte reactivación de la inversión de capital en todas las áreas estratégicas». De hecho, las inversiones se incrementarán hasta el 2,2% del producto, el doble de lo invertido en 2019, para resolver 6562 proyectos de un total de 7818 expedientes que se han ido rotando por diferentes departamentos hasta la aprobación del Ministro de Economía Martín Guzmán y el jefe de gabinete Santiago Cafiero.

Con esta motorización del sector de la construcción por parte del Estado, el Gobierno se propone restablecer el nivel de empleo, que ha disminuido desde febrero como consecuencia del paro que se puso en marcha para poner en cuarentena la propagación del coronavirus, y a partir de esta recuperación de los salarios, acompañada de la estabilidad de los precios de los insumos en este sector a través del programa «Caring Prices in Construction» y del precio relativamente bajo (medido en dólares), para explotar su efecto multiplicador en otros sectores.

El comando estratégico de esta incursión estará ubicado en el Ministerio de Obras Públicas bajo la responsabilidad de Gabriel Katopodis. El intendente de San Martín gestionará, mediante una licencia, un presupuesto de más de 290.000 millones de pesos, lo que representa alrededor del 35% de la plata que se espera sea vertida.

Katopodis, portavoz de los intendentes de Conurbano en el Gabinete de la Ciudad de San Martín, distribuirá el dinero a través del programa Argentina Hace, con el que ya realiza más de 200 obras en 2300 municipios del país, con los que los intendentes ponen a disposición su mano de obra.

El Departamento de Obras Públicas promoverá obras de mejora de los servicios básicos de agua, gas y saneamiento para la población, con la participación de empresas y entidades dependientes como Enhosa y Aysa. También se están considerando las obras viales, los proyectos para mejorar el acceso al agua, la red roja local y la red ecológica.

El segundo con más dinero a distribuir es el Ministro de Transporte, Mario Meoni. Su departamento planea gastar 141.162 millones de pesos (17% del total), principalmente para impulsar la red ferroviaria, en la que se comprarán 200 nuevos vagones para la línea Roca, se modernizará y electrificará el ferrocarril San Martín y se modernizarán el tren Mitre y la línea Belgrano Norte. Una vez más, el funeral de los Sarmiento está en preparación.

La tercera cartera más grande del Gabinete estará en manos de la Ministra de Hábitat y Desarrollo Territorial, María Eugenia Bielsa, y parte de ella estará bajo la supervisión de los movimientos sociales que gestionan el Fondo de Integración Socio-Urbana (FISU)

En esta distribución se realizarán inversiones por un total de 116.939 millones de pesos (14% del total) para financiar el sistema de crédito del Plan Procrear, para realizar obras de infraestructura, saneamiento, conexión y equipamiento urbano en los barrios populares y «medidas necesarias para la regulación del suelo» en los asentamientos inscritos en el Registro Nacional de Barrios Populares (Renabap), a los que se destinarán los fondos de la FISU.

El resto de los puestos de obras públicas se asignarán a la educación, con obras de mejora de los edificios por valor de 66.425 millones de pesos, y al Ministerio de Energía, que depende del Ministerio de Economía, por 58.122.140 pesos. En la oficina de Darío Martínez se comprometen a reanudar la construcción de las presas de Cóndor Cliff y La Barrancosa en Santa Cruz, a completar el Gasoducto del Noreste Argentino (GNEA) y a acelerar los traslados a los municipios para las obras eléctricas.

En el Ministerio de Desarrollo Productivo, a cargo de Matías Kulfas, también se prevé profundizar las actividades relacionadas con el Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (Fondep) y el Fondo Argentino de Garantías (FoGar), a fin de facilitar el acceso al financiamiento productivo en sectores estratégicos con potencial exportador. Este objetivo se financia en parte con un préstamo de 500 millones de pesos concedido por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Asimismo, el sector de la defensa espera que los avances en el reequipamiento de las fuerzas armadas se realicen con los fondos depositados en su cuenta a través del Fondo de Defensa Nacional (Fondef), que se alimenta del 0,4% de los ingresos actuales del gobierno para la compra de equipos militares.