Saltar al contenido

Programa ATP: los créditos salariales se convertirán en subsidios si la empresa contrata a los empleados

El ministro Kulfas confirmó que los préstamos que miles de empresas recibirán para pagar sus salarios pueden ser convertidos si el empleador se suma a la nómina en los próximos meses.

Programa ATP: los créditos salariales se convertirán en subsidios si la empresa contrata a los empleados

Programa ATP: los créditos salariales se convertirán en subsidios si la empresa contrata a los empleados

El gobierno planea convertir los préstamos subvencionados otorgados a partir de este mes para el pago de salarios en empresas cuya facturación ha caído entre el 10 y el 40% en términos reales, si los empleadores se empeñan en mantener e incluso aumentar la masa salarial a corto plazo.

El Ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, en una profunda entrevista exclusiva con El Cronista, confirmó la nueva configuración que podría utilizarse para ajustar los préstamos otorgados por las instituciones bancarias en el marco del Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP).

De acuerdo con el anticipo de este periódico, Kulfas señaló que las empresas cuyo volumen de negocios había aumentado nominalmente entre el 0 y el 30 % en comparación con el año anterior y que habían recibido préstamos subvencionados con un tipo de interés del 0 o hasta el 15 % podían beneficiarse de esta ventaja, que anularía el reembolso de las cantidades solicitadas.

«Si la empresa aumenta el empleo, este crédito puede convertirse en un incentivo. Esto es un incentivo, un incentivo que debería llevar a una mayor reactivación económica», dijo el ministro a este periódico.

En julio, el presidente Alberto Fernández firmó un nuevo decreto que actualiza el programa ATP, dejando abierta la posibilidad de conceder más financiación a las empresas en crisis debido a la cuarentena, al tiempo que deja al comité de seguimiento del programa la posibilidad de conceder créditos que se pueden convertir en subvenciones, a condición de que se mejore la gestión del empleo.

En agosto, se autorizó a unas 135.000 empresas a recibir del Gobierno el complemento salarial que les permitía pagar los sueldos de casi 1,4 millones de empleados dependientes, a los que la financiación oficial garantizaba hasta la mitad de sus activos, con un límite máximo de dos sueldos mínimos (33.750 pesos) para los empleadores de los sectores gravemente afectados por la pandemia (turismo, entretenimiento, restauración, cultura y hoteles) y un mínimo de una vez y media el sueldo (25.312 pesos) para los puestos restantes.

Según lo detallado por la AFIP, otras 75.000 empresas cuyo volumen de negocios disminuyó menos que el mencionado podrían solicitar préstamos a tasas de interés de entre el 0% y el 15%, dependiendo de si el volumen de negocios aumentó nominalmente de 0 a 10%, de 10,01 a 20% o de 20,01 a 30%. El Ministerio de Finanzas había fijado el miércoles como fecha límite para solicitar la aprobación oficial y luego ir a los bancos para esta línea de financiación, pero finalmente informó que el plazo se prorrogó hasta el viernes.

Entrevista con Matías Kulfas: «Seremos capaces de medir hasta dos puntos…

Cómo se persigue la ayuda oficial

En la mente de los funcionarios implicados, se tomó la decisión de «calibrar» el alcance del programa ATP y verlo morir como una «muerte natural», es decir, que ninguna empresa mantenga un nivel de ingresos negativo hacia finales de año, con la excepción de aquellos puestos que aún no han recibido autorización para reabrir.

En los despachos oficiales de la semana pasada se celebró que había menos empresas que solicitaban la ATP, ignorando el hecho de que unos 65.000 empleadores la habían solicitado pero que fueron rechazadas, ya sea por errores de forma, porque se encontraban entre los elementos que no se tenían en cuenta o porque no cumplían los criterios de niveles de actividad decrecientes.

Desde su creación, la ATP ha servido al menos una vez a unas 320.000 empresas, después de haber alcanzado su punto máximo en mayo, cuando se pagó parte de los salarios de abril de 2,3 millones de empleados contratados por 255.837 empresas. En junio, el programa apoyó a 253.666 empresas con 1,9 millones de empleados bajo contrato y en julio a 221.071 con 1,6 millones.