Saltar al contenido

Programa ATP: piden a la ANSeS que informe a las empresas de los detalles de las subvenciones

Se trata de una solicitud para que las empresas y los contables hagan un seguimiento de las cantidades transferidas por la ANSeS a los empleados emitida por el Consejo Profesional de Ciencias Económicas.

Programa ATP: piden a la ANSeS que informe a las empresas de los detalles de las subvenciones

Programa ATP: piden a la ANSeS que informe a las empresas de los detalles de las subvenciones

El Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires solicitó a la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSeS) el acceso al detalle de los subsidios a las empresas que reciben subsidios salariales en el marco del Programa de Apoyo al Trabajo y la Producción (ATP).

La solicitud se basa en las dificultades que tienen los empleadores y los contables para llevar un registro de las cantidades recibidas por los empleados, ya que los subsidios se transfieren directamente a las cuentas bancarias de los empleados facilitadas por la empresa sin la intervención de ésta.

«Esta información es esencial para que la liquidación se lleve a cabo correctamente a cargo del empleador y para determinar la diferencia que debe pagarse», subrayó el Consejo en una carta al organismo.

Y añadieron: «Con el fin de asegurar la correcta determinación de la remuneración que se debe pagar a cada empleado y facilitar la recepción de los documentos que prueban la cantidad subvencionada, consideramos oportuno invitarles a examinar la posibilidad de introducir un mecanismo de información que permita al empleador acceder a los detalles de las cantidades acreditadas en las cuentas de los beneficiarios».

A partir de la edición de julio del programa ATP, las subvenciones cubrirán la mitad de los sueldos de los empleados logrados, pero con un límite máximo de hasta 1,5 sueldos mínimos (25.312,5 pesos). Se excluyen los salarios brutos superiores a 140.000 pesos.

Para tener derecho a los beneficios, el empleador debe tener una de las 800 actividades enumeradas como elegibles como su actividad principal y debe reportar un menor volumen de negocios anual.

En este mes, que apoyará el pago de los salarios de agosto, las empresas deben comparar sus facturas de julio con las de julio de 2019. Mientras tanto, los que hayan preparado el 2019 para el 30 de noviembre deben compararlos con los datos de diciembre. Los que empezaron a trabajar más tarde están exentos de este requisito.

Las restricciones sobre el efectivo en dólares de explotación, la recompra de acciones, los dividendos y las transferencias a paraísos fiscales seguirán en vigor durante el año en curso y 12 meses después si la empresa tiene menos de 800 empleados, y 24 meses después si tiene más.

Por ejemplo, una PYME con un balance que cierra en diciembre cuando entra en los ATP no podrá realizar estas acciones hasta el 1 de enero de 2022, mientras que una gran empresa podría hacerlo el 1 de enero de 2023. Además, las empresas que tienen acceso a los préstamos no pueden aumentar los honorarios, las primas o los pagos de salarios adicionales a sus directivos en más de un 5%.

En cuanto a los aportes patronales al Sistema Integrado de Seguridad Social argentino (SIPA), se mantendrá la reducción del 95% de los costos acumulados para las empresas que realizan actividades críticas, mientras que el resto podrá diferir su pago por 60 días para que se paguen en noviembre en lugar de septiembre.

La letra completa