Saltar al contenido

Pronóstico negro de Tetaz para 2021: colapso de la actividad y más crisis de los tipos de cambio

El economista advirtió sobre las posibles crisis que pueden venir después de la pandemia.

Pronóstico negro de Tetaz para 2021: colapso de la actividad y más crisis de los tipos de cambio

Pronóstico negro de Tetaz para 2021: colapso de la actividad y más crisis de los tipos de cambio

En su boletín semanal, el economista Martin Tetaz publicó una serie de gráficos y datos que muestran la situación económica nacional en comparación con el resto del mundo. Para el economista, la situación actual es un campo de tensión: algunos indicadores parecen haber evolucionado positivamente, mientras que otros se han deteriorado. «La principal economía del planeta, por ejemplo. se recuperó en un 7,41% después de haber caído un 7,06% en el segundo trimestre, pero el consumo cerró el trimestre 2,9% por debajo del nivel del año anterior, a pesar de un crecimiento del 1,4% en octubre, debido al colapso de los servicios, que, en el contexto de una oferta limitada de COVID y a pesar de que la renta disponible fue un 7,7% superior a la del mismo trimestre del año pasado gracias al paquete Covid, ha disminuido en un 7,2%», contextualiza Tetaz en la apertura de su columna y en relación con los Estados Unidos. «En otras palabras, las personas tienen mayores ingresos y consumen más bienes pero menos servicios, lo que indica un problema de suministro, consecuencia de las medidas adoptadas para combatir el virus. Como correlato, la población está ahorrando más, que ha pasado del 7,2% de la renta disponible en 2019 al 15,8% actual. Este excedente se almacena en bonos del tesoro, acciones de empresas de tecnología y oro», añade.

«En Argentina, por otro lado, las restricciones de la oferta son mayores, según los informes de movilidad de Apple», dice Tetaz, ilustrando esto con un gráfico sobre la movilidad proporcionado por Apple.

Tetaz entonces amplía los datos, pero usando la información de Waze, la plataforma de colaboración de tráfico.

«Como resultado de las mayores restricciones, la economía está sufriendo más por el lado de la oferta, pero a diferencia de otros países que tienen acceso al crédito y a las divisas, también está sufriendo por el lado de la demanda», destaca Tetaz como diferencia, recordando que «el ingreso de los hogares cayó un 15% en términos reales en el segundo trimestre de este año, y en segundo lugar porque la incertidumbre tanto sobre el ingreso futuro como sobre el tipo de cambio ha ralentizado el consumo, que está cayendo incluso para bienes esenciales como los alimentos y las bebidas». De hecho, según la CAME, las ventas al por menor, que habían frenado el descenso, aumentaron en octubre, cayendo un 14,9%, y las ventas de alimentos y bebidas bajaron un 4,3%, aunque la unidad no sopesó el descenso (a cero) en las tiendas cerradas.

El economista agrega entonces la variable dólar, que es importante porque se trata tanto de datos objetivos (las reservas del BCRA) como de datos subjetivos relacionados con las expectativas argentinas. «Aparentemente, hemos pasado el pico y entrado en una tendencia descendente al observar la búsqueda de «síntomas covidos», aunque el resultado es heterogéneo, ya que alcanza su máximo en el norte (La Rioja, Jujuy, Salta, Tucumán), también en Neuquén y sigue siendo alta en Santa Fe y en el interior de Buenos Aires», dice Tetaz, pero aclara que «hay un aumento preocupante en la búsqueda de ‘dólares’, cuyos máximos anteriores se registraron en la devaluación de septiembre de 2018 y en el post-PASO de agosto del año pasado.

«En términos monetarios, los depósitos a plazo parecen haber frenado el colapso que observamos entre el 6 y el 19 de octubre, lo que permitió reducir la presión sobre el dólar paralelo del otro lado del contador, pero no hay razón para no observar de cerca este indicador, especialmente cuando la próxima semana se deben pagar los salarios y toda la presión sobre el azul no tiene la contrapartida del dólar mush, lo que permitió la venta del dólar Spardo, incluso a la tasa de 200 por persona. Aunque pase la prueba de esfuerzo de los primeros días del mes, todavía tiene una prueba de fuego en diciembre, cuando se pagan los bonos de Navidad y las vacaciones, lo que probablemente conduzca a la dolarización en muchos destinos restringidos», analiza Tetaz.

En la misma línea, Tetaz analiza que el BCRA es incapaz de dejar de vender divisas, incluso después de haber entrado en una tendencia de recuperación con la super-trampa a mediados de septiembre, ha aumentado su posición de venta de nuevo en la última semana. «En medio de la crisis, los importadores sacaron del mercado un 51% más de dólares que en el mismo mes del año pasado», dijo.

En conclusión, Tetaz resumió que «en los próximos días será necesario tomarle el pulso a Covid no sólo para evaluar la capacidad de recuperación de la oferta general, sino también para ver cómo se desarrollan las expectativas, ya que esto depende no sólo de la recuperación de la demanda general, sino también de evitar el colapso de la demanda de pesos y la creación de una nueva crisis bancaria con efectos devastadores sobre la devaluación y la inflación».