Saltar al contenido

Reforma judicial: con el respaldo del Senado, el reto será que los diputados

A pesar del rechazo de Juntos por el Cambio, la iniciativa pasó el filtro de la Cámara Alta anoche y estaba lista para ser discutida en la Cámara Baja, donde hay dudas sobre su aprobación

Reforma judicial: con el respaldo del Senado, el reto será que los diputados

Reforma judicial: con el respaldo del Senado, el reto será que los diputados

Al final de esta edición, en una nueva sesión virtual, el Senado se dispuso a imponer una media pena a la reforma judicial promovida por el presidente Alberto Fernández.

A pesar del rechazo de la oposición, el Frente de Todos asumió que después de la medianoche la iniciativa de unificar los tribunales penales y criminales federales y estatales en el ámbito del derecho penal económico y de crear 23 tribunales en el ámbito del derecho penal federal estaba lista para ser tratada en la Cámara de Representantes, donde no correría la misma suerte.

El hecho es que el Frente de Todos, a diferencia del Senado, no tiene su propia mayoría en la Cámara de los Comunes. Y buena parte de los bloques minoritarios ya han anticipado su rechazo a las regulaciones.

Durante el debate, Laura Rodríguez Machado argumentó las razones «del rechazo total y absoluto» del proyecto, que definió como «fiesta de la acusación», por Juntos por el Cambio. Según la mujer de Córdoba, «milagrosamente hay cinco veces más cargos a nombrar» en las disposiciones consideradas en el local que los enviados por el Presidente. Según ella, estos últimos crearon 279 puestos, mientras que el texto final 908. 908.

«Ciertamente han negociado con los que esperan votar por el proyecto en la Cámara de Diputados», dijo. También definió la iniciativa como «un paso más dentro de un plan estratégico para trabajar hacia la impunidad de los que pertenecían a un gobierno en particular».

Otra crítica de la oposición al proyecto, que estimaron que tendría un impacto fiscal de más de 6.000 millones de pesos en su fase inicial, se refería a la «Cláusula Parrilli», que establece que los jueces deben notificar al Consejo de la Magistratura «todo intento de influir en sus decisiones a través de los poderes político, económico o mediático, los miembros del poder judicial, ejecutivo o legislativo, los amigos o grupos de interés de cualquier tipo, y exigir las medidas necesarias para protegerlos».

Después de que CFK publicara un texto hace unos días en el que se afirmaba que el proyecto, que estipula que el sorteo de los casos debe registrarse «para garantizar la transparencia» y establece un plazo de dos años para la aplicación del Código Federal de Procedimiento Penal, se había titulado «erróneamente» «reforma judicial», hubo varios senadores oficiales que destacaron que el texto no era más que una «patada inicial» que «no resuelve todos los problemas del poder judicial».