Saltar al contenido

Súper trampa para el dólar: ¿qué dice la resolución de la AFIP que reguló la percepción del 35% a cuenta de Ganancias y Bienes Personales ?

A través del Boletín Oficial, la Administración Federal de Ingresos Públicos detalló cómo funcionará el mecanismo por el cual el recargo por la compra de dólares para acaparar o gastos en la misma moneda

Súper trampa para el dólar: ¿qué dice la resolución de la AFIP que reguló la percepción del 35% a cuenta de Ganancias y Bienes Personales  ?

Súper trampa para el dólar: ¿qué dice la resolución de la AFIP que reguló la percepción del 35% a cuenta de Ganancias y Bienes Personales ?

Tras el endurecimiento de la vinculación al dólar anunciado ayer por Miguel Pesce para frenar la caída de las reservas del banco central, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) reguló este miércoles la recaudación del 35% del impuesto a las ganancias y al patrimonio por operaciones de compra de divisas.

El jefe de la unidad monetaria había anunciado, entre otras cosas, que habría «una retención del 35% del impuesto sobre la renta en las compras de ahorros en dólares y en los pagos con tarjetas de crédito en el extranjero».

La Resolución General 4815/2020, publicada hoy en el Diario Oficial, estableció «un sistema de recuperación aplicado a las operaciones ya cubiertas por el impuesto de Solidaridad y Asistencia Mutua Argentina (PAIS)».

Superbuck clamping: se aplica una retención del 35% además de…

De esta manera, la compra de un dólar costará alrededor de 130 pesos según ambas percepciones, así como el uso de tarjetas de crédito y débito en moneda extranjera.

Sin embargo, el reglamento de la autoridad tributaria aclara que los gastos relacionados con los servicios de salud, la compra de medicamentos, la compra de libros en cualquier formato, el uso de plataformas educativas y de programas informáticos con fines educativos no están cubiertos por el actual sistema de recaudación. Tampoco incluye los gastos relacionados con los proyectos de investigación realizados a nivel gubernamental y la «adquisición en el extranjero de equipo y otros bienes destinados a la lucha contra incendios y la protección civil de la población».

Los pagos realizados se consideran como pagos a cuenta de los impuestos sobre la propiedad personal y los beneficios según la situación fiscal del contribuyente. Mientras tanto, los sujetos «pagadores», como los contribuyentes solteros, los empleados en relación de dependencia y los pensionistas que realizan compras en moneda extranjera pueden solicitar un reembolso del 35% del pago.

«Los pagos realizados tienen el carácter de impuesto pagado por los contribuyentes y se calculan en la declaración jurada anual del impuesto sobre la renta o, en su caso, del impuesto sobre los bienes personales, que corresponde al período fiscal en que se realizaron», explica. Añade que en el caso de las compras realizadas con tarjetas de crédito y/o débito, «el cobro se realiza al titular, usuario, titular adicional o renovador, según sea el caso».

Los gastos relacionados con los servicios de salud, la compra de medicamentos, la compra de libros en cualquier formato, el uso de plataformas educativas y de programas informáticos con fines educativos no están cubiertos por el plan. Tampoco cubre los gastos relativos a los proyectos de investigación realizados a nivel estatal y a la «adquisición en el extranjero de equipo y otros bienes destinados a la lucha contra incendios y la defensa civil».

Si se emite un recibo a nombre de una persona no inscrita en la AFIP, este recibo «sólo podrá ser incluido en la declaración anual del Impuesto a las Ganancias por el contribuyente que pagó por estas operaciones, siempre y cuando la persona no inscrita sea declarada como miembro de la familia y sólo en la proporción correspondiente». De lo contrario, este último puede reclamar un reembolso».

En caso de que los pagos sufridos generen un «saldo a favor de los impuestos», éste tiene el carácter de «ingresos directos» y «se puede solicitar la anulación de otras obligaciones tributarias».

Quienes no sean contribuyentes de beneficios y bienes personales, pero que hayan sido notificados de las percepciones, «podrán solicitar la devolución del impuesto recibido después del final del año civil en que se haya realizado la percepción». Deben informar a la AFIP de la cuenta bancaria y cumplir con las condiciones comunicadas por la administración a través de su sitio web.

«En caso de que haya percepciones no declaradas, el sistema permite introducirlas manualmente a partir del mes siguiente a la fecha en que fueron hechas. En todos los casos, se debe disponer del extracto bancario, el resumen, el extracto de la tarjeta, el recibo, la factura y/o el documento equivalente pertinente que muestre la percepción que se está comunicando y, en su caso, la fecha de la recepción», se ha comunicado.

Si la solicitud es aprobada, el monto a devolver será transferido a la cuenta bancaria notificada ante la AFIP. De lo contrario, se informa a la persona de la cantidad y las razones del rechazo.

El Gobierno justificó la medida diciendo que había «acompañado las «consecuencias económicas» de la pandemia «con diversas medidas fiscales», «que han significado una redistribución de los ingresos fiscales y una ralentización de la dinámica de la recaudación de impuestos en términos reales en relación con los registros observados desde el inicio de la pandemia Covid 19».

«Estos esfuerzos fiscales deben ser compartidos por los diversos sectores de la economía, esencialmente por aquellos que tienen acceso a la compra de divisas o que pueden hacer ciertos gastos en esa moneda, lo que es un indicador de la capacidad de contribución»,