Saltar al contenido

Telecomunicaciones: el Senado ratifica el DNU que las declara servicios esenciales

El gobierno tuvo suficiente apoyo para aprobar, también en solitario, el decreto que dejó sin efecto la intervención de Vicentin. El proyecto de Capitales Alternativos recibió media sanción

Telecomunicaciones: el Senado ratifica el DNU que las declara servicios esenciales

Telecomunicaciones: el Senado ratifica el DNU que las declara servicios esenciales

El Senado celebró ayer una nueva sesión especial en la que, al cierre de esta edición, se preparó para aprobar, entre otras cosas, el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), que declara las telecomunicaciones como un servicio público y esencial. Lo mismo ocurrirá con el decreto que derogará la intervención temporal del agroexportador Vicentin, ordenada en junio por el presidente Alberto Fernández, mediante otro DNU. Mientras tanto, durante el profundo debate que comenzó a las 15 horas, el proyecto de ley que crea las capitales alternativas de la República Argentina estaba medio autorizado y listo para ser debatido en la Cámara de Diputados.

En una nueva sesión mixta, el bloque oficial de la Cámara, presidido por la Vicepresidenta Cristina Kirchner, decidió proceder en solitario, con la ratificación del DNU 690 del Ejecutivo, que declara «servicios públicos esenciales y estratégicos en competencia» con la telefonía móvil y fija, Internet y la televisión de pago, al tiempo que ordena la suspensión de cualquier aumento de precios hasta el 31 de diciembre.

Entre los argumentos planteados por el DNU, que el Presidente publicó en Twitter hace semanas, se destacó la necesidad de contar con instrumentos que garanticen el acceso a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) a todos los residentes. Además, el decreto establece la creación de planes accesibles e inclusivos que garanticen un servicio básico universal obligatorio.

El otro DNU pertinente preparado por el funcionario, también sin acompañamiento de JxC, es el que derogó el mismo instrumento que se había utilizado para promover la intervención temporal del agroexportador Vicentin de Santa Fe.

En la promoción de este DNU, el gobierno había aludido a las «medidas obstructivas» tomadas por los accionistas y el juez del caso, que, según ellos, «no permitían que la intervención se llevara a cabo con la normalidad establecida por el decreto».

Con la ratificación de sólo una de las cámaras del Congreso (o si el decreto no es rechazado por ambas), es suficiente para validar un DNU. Por esta razón, este tipo de instrumento suele ser tratado por la Cámara de los Lores, donde el partido gobernante tiene una gran mayoría.

Mientras tanto, el proyecto de considerar 24 ciudades como capitales de reemplazo fue aprobado por unanimidad. En estas ciudades se celebrarán reuniones entre funcionarios nacionales, autoridades locales y organizaciones de la sociedad civil.

Tras el voto positivo de los 69 senadores presentes en el recinto, el texto que pretendía dar un carácter más federal a la dirección nacional y que estipulaba que el Presidente y su gabinete se reunirían durante 30 días en el interior del país estaba listo para ser discutido por los diputados.

En la anterior sesión del debate legislativo, la senadora PRO Laura Rodríguez Machado, refiriéndose a la última sesión donde la reforma judicial fue aprobada sólo a medias, acusó a CFK de la dinámica que estaba tomando el debate y lo cuestionó por comparar el Senado con un gallinero.