Saltar al contenido

Tomas: Fernandez se fue del desalojo en Guernica y defendió a Grabois

El Presidente responsabilizó al Departamento de Justicia de la operación que terminó con balas de goma y gas lacrimógeno. Mientras tanto, también habló del conflicto familiar en el rancho Etchevehere.

Tomas: Fernandez se fue del desalojo en Guernica y defendió a Grabois

Tomas: Fernandez se fue del desalojo en Guernica y defendió a Grabois

Al día siguiente de que la policía de Buenos Aires procediera al desalojo del predio de Guernica ocupado desde julio y ordenara a la justicia de Entre Ríos Dolores Etchevehere que abandonara el ámbito familiar, que había ocupado junto con militantes del Proyecto Artigas liderado por el líder social Juan Grabois, Alberto dejó a Fernández para distanciarse de los dos hechos y responsabilizar a la justicia.

A través de su cuenta de Twitter, el presidente dijo que seguía de cerca los desalojos en Guernica y Entre Ríos decididos por el poder judicial, pero dejó en claro que «este tipo de conflicto es resuelto por los gobiernos provinciales».

«Lo que sucedió ayer en Guernica fue el resultado de la acción policial ordenada por la justicia. Antes de eso, había habido un enorme trabajo de reasentamiento de familias, llevado a cabo por el Ministro Andrés Larroque. El gobernador Axel Kicillof tuvo la precaución de mantenerme informado.

También se refirió al conflicto de la familia Etchevehere, señalando que «los sucesos de Entre Ríos, que tuvieron su origen en un conflicto familiar, también fueron el resultado de un operativo policial ordenado por la justicia local tras el fracaso de la mediación entre las partes».

«Una vez más, el Gobernador Gustavo Bordet me mantuvo constantemente informado», dijo.

El Presidente cuestionó un artículo de periódico y dijo: «La implicación que la nota adjunta me atribuye en tales eventos no es tal». «Por supuesto, como Presidente de la nación, estoy atento a todo lo que sucede en nuestro país. Pero como somos un estado federal, este tipo de conflicto es resuelto por los gobiernos provinciales», subrayó.

también juzgó que «ambos gobiernos han enfrentado situaciones críticas en las que se han mezclado las necesidades humanas, las disputas familiares y también las intenciones políticas».

«En mi opinión, los conflictos se resolvieron respetando el juego de instituciones impuesto por la República», subrayó el Jefe de Estado.

Más tarde, en un diálogo con Radio 10, Fernández expresó la opinión de que Grabois «no había ocupado» la Casa Nueva de Entre Ríos porque le había «dado un campo» Dolores Etchevehere, quien «se lo dio».

Aunque ratificó que el gobierno no promueve la usurpación y defiende el derecho a la propiedad privada, negó que Grabois y el grupo Artigas hayan promovido la ocupación ilegal porque llegaron a la estancia Casa Nueva de Entre Ríos con uno de los supuestos propietarios.

«No lo ocuparon, porque la verdad es que recibió (para Grabois) un campo de alguien que se lo dio», señaló, insistiendo en que «había un conflicto de intereses familiar que complicaba todo».

En cuanto a los problemas de tierra que existen en el país, Fernández dijo que «el método es no ocupar los campos» y que «Grabois lo tiene claro».

Alberto Fernández: «Los que esperan una devaluación se quedarán…

En este sentido, apreció la «idea básica» del líder social asociado con el Papa Francisco, «buscar tierras fuera de los centros urbanos para que la gente pueda asentarse allí y explotarlas».

«Es una idea que debe tenerse en cuenta. No es irrazonable. Se trata de restaurar la habitabilidad del paisaje», dijo, añadiendo que «hay algo serio, algo razonable, algo que discutir detrás de la propuesta de Grabois».

«El cultivo de cosechas como la soja ha hecho que cada vez más gente en los campos esté desempleada y ha llevado a la superpoblación en las ciudades», argumentó Fernández, reforzando la idea del líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE).

En este sentido, el jefe de Estado dijo -en línea con Grabois- que hay «muchas tierras estatales» que «se podrían dar a quienes realmente quieren producirlas, en un momento en que hay una vocación social de volver a lo orgánico, a la producción sin riesgo de contaminar los herbicidas y así sucesivamente».