Saltar al contenido

Vicentin: Cristina presiona para que el Senado investigue el vínculo financiero entre la empresa y Macri

Mientras se evapora la presentación del proyecto de ley de expropiación de la empresa, el Senado avanzará mañana con otra iniciativa, promovida por el kirchnerista Oscar Parrilli, para crear una comisión bicameral que investigue la relación crediticia entre la empresa y el Macrismo.

Vicentin: Cristina presiona para que el Senado investigue el vínculo financiero entre la empresa y Macri

Vicentin: Cristina presiona para que el Senado investigue el vínculo financiero entre la empresa y Macri

Mientras el proyecto de ley de expropiación de la empresa Vincentinin se agota, mañana el Senado avanzará otro proyecto, auspiciado por el kirchnerista Oscar Parrilli, para crear una comisión bicameral que investigue las relaciones crediticias entre la empresa y el Banco Nación durante la era macrista, a fin de determinar si ha habido «fraudes y estafas comerciales contra los acreedores».

En los últimos días, el camino tomado por el gobierno para hacerse cargo de la empresa agroexportadora ha sido bloqueado. En primer lugar, el juez civil y comercial de Reconquista, Santa Fe, Fabián Lorenzini, responsable de la junta de acreedores de la empresa de cereales, decidió restablecer el consejo de administración de la empresa y determinó que los auditores nombrados por el gobierno se convirtieran en «supervisores de control».

Más tarde, se anunció la posición de que los cuatro diputados cordobeses de los que dependía el gobierno sancionarían la ley. A través de un tweet, declararon que estaban de acuerdo con la «prioridad de ocuparse de los productores cordobeses» y con la «necesidad de buscar una alternativa a la expropiación». Como resultado, hubo manifestaciones contra la expropiación el sábado. Todo esto llevó a que el «Plan Perotti» – que no contiene la palabra expropiación – se volviera a poner sobre la mesa.

Sin embargo, continuarán poniendo el tema sobre la mesa desde el más duro Kirchnerismo. Más allá de que el debate sobre el futuro de la empresa se realice nuevamente a nivel provincial, pondrán el tema en la agenda nacional, pero con un enfoque retrospectivo: la relación supuestamente fraudulenta que, según afirman, fue bloqueada durante el gobierno de Cambio.

Ayer, la Presidenta del Senado, Cristina Kirchner, convocó una reunión para mañana a las 3 pm para discutir varios proyectos, incluyendo el que tiene al ultra K Parrilli como su promotor, que fue presentado a principios de mayo.

Se establece la creación de una comisión para investigar la existencia de «fraudes y estafas comerciales contra acreedores, clientes de la empresa y/o empresas de cereales y soja con las que compitió en el mercado, por posibles perjuicios económicos causados por la posición dominante adquirida en los últimos cuatro años».

Parrilli propuso que las cámaras bicamerales tengan la facultad de «averiguar si ha habido movimientos de dinero entre empresas relacionadas que hayan permitido realizar maniobras falsas para ocultar y/o simular la realidad económica real con el fin de provocar el déficit económico y financiero que causó el proceso de quiebra».

La inclusión del proyecto en la agenda de mañana tensará aún más la cuerda entre el gobierno y la oposición. Together for Change y la Federación Interbloc acusaron al gobierno de violar el protocolo -acordado por ambas partes- que estipulaba que las reuniones virtuales debían limitarse a proyectos estrechamente relacionados con la pandemia. Siguiendo este argumento, los senadores de la oposición vaciaron la sala virtual en las últimas sesiones cada vez que se discutió un tema fuera del Covid-19. Es probable que la escena se repita mañana.

Sobre todo teniendo en cuenta que cuando se discutió el proyecto de Parrilli en la comisión, la oposición se disoció del debate después de que la oradora de PRO Laura Rodríguez Machado dijera que «la propuesta (de Parrilli) carece de sentido común en todos los aspectos y que parece tener como objetivo crear un estado de shock en la opinión pública para encubrir otros temas mucho más graves que están cambiando el sentimiento social y que son atribuibles exclusivamente al actual gobierno».