Saltar al contenido

Los bancos se ocuparon de los jubilados de una manera más organizada y con horarios más amplios

Esta vez, los bancos atendieron a los jubilados con horario extendido y menos fila

Esta vez, los bancos atendieron a los jubilados con horario extendido y menos fila

Tras el primer retiro masivo de la pensión desde la imposición de la cuarentena obligatoria, las autoridades decidieron continuar el pago el sábado, lo que llevó a una situación completamente diferente y a una extensión del horario de apertura de más de dos horas.

Según las autoridades, en los lugares con más gente, las zonas cercanas a los bancos estaban cerradas y, de acuerdo con el horario oficial, las fuerzas de seguridad sólo autorizaban el paso de jubilados y pensionistas con carnets de identidad que terminaban en 0 y 1, de acuerdo con el horario oficial.

 

Además, como ya se ha mencionado y debido a una disposición del Banco Central, que es responsable de la peste, las sucursales funcionarán en la capital y en el área del Gran Buenos Aires hasta el miércoles inclusive, en un horario extendido de 10:00 a 17:00 horas. A pesar de esta medida de control, el sindicato bancario declaró que «el 70, 80 por ciento» de las sucursales «no tienen ni siquiera diez personas en las filas».

«Los informes que envían muestran que no hay prácticamente nadie en los bancos, excepto en los lugares que han pagado las pensiones provinciales, además de toda la carga de la ANSES», argumentó el presidente del sindicato Sergio Palazzo. «Se sabía que no habría tanta actividad en estos dos días porque la gente se amontonaría cuando tuvieran una fecha de caducidad», dijo.

La decisión de un mayor control de la situación tiene que ver con los acontecimientos del viernes, cuando se produjeron situaciones caóticas de irresponsabilidad de las partes. Alberto Fernández consideró los hechos como «un episodio», aunque admitió: «Tengo la impresión de que obviamente alguien ha hecho algo malo. No hay duda de eso y por eso estoy tan molesto».

Por otra parte, el jefe de Estado reveló que durante la reunión con las autoridades del Banco Central (Pesce) y la ANSES (Vanoli) después del derrame, advirtió a los funcionarios que «no puede volver a suceder» y admitió que lo sucedido puso «en peligro» los «esfuerzos» durante la cuarentena.